No gustó la ‘foto final’ del impasse con Ecuador. (César Fajardo)
No gustó la ‘foto final’ del impasse con Ecuador. (César Fajardo)

Los congresistas y afirmaron que el Gobierno "agachó la cabeza" frente a Ecuador cuando accedió a retirar al embajador peruano en Quito, Javier León, a cambio de que el presidente haga lo propio con su representante en Lima, Rodrigo Riofrío, quien agredió a dos mujeres en un supermercado en Lima.

En diálogo con Perú21, Galarreta dijo que no le gustó "la foto final" del impasse con el país del norte, pero señaló que la crisis fue superada y hay que darle vuelta a la página porque se trata de un país con el que tenemos excelentes relaciones bilaterales.

"Con vergüenza debo decir que eso es lo que consiguió el canciller (Rafael Roncagliolo), que todo lo hace mirando a sus amigos del bloque del ALBA. Si tuviéramos otro canciller no habríamos tenido que agachar la cabeza", indicó.

Sostuvo que el incidente fue mal manejado desde un inicio cuando Torre Tagle pidió públicamente la salida del ahora exembajador ecuatoriano Rodrigo Riofrío.

"El impasse fue superado, pero no de la mejor manera. Es una raya más para la Cancillería. No tenemos una Cancillería a la altura de las circunstancias. Además, el ministro viene de tumbo en tumbo", agregó.

FALTÓ PANTALONESA su turno, Mulder enfatizó que al Gobierno le "faltó ponerse los pantalones" porque no debió haber permitido que se expulse a nuestro embajador y señaló que la solución bilateral ha sido una concesión exagerada del Perú.

"Es una falta de respeto querer equilibrar las cosas, no es el embajador peruano quien le ha pegado a dos mujeres. Rafael Correa ha demostrado ser una persona de bajo nivel político, no es un estadista, nunca va a ser un estadista, solo una persona que habla bastante. ¿Por qué el embajador del Perú tiene que salir de Quito?", sentenció.

CONCESIÓN COSTOSAEn tanto, el excanciller indicó que fue una "concesión diplomática costosa" para el Perú, porque se "sacrificó" a un diplomático de alta calidad como León. Sin embargo, consideró que esa salida fue "inevitable" si queríamos destrabar el impasse y reconstruir la relación con Ecuador.

"Quien incurrió en falta y desatino fue Riofrío y no León. Si no aceptábamos la exigencia (de cambiar a nuestro representante) se trababa más la relación", aseveró a Perú21.