(Martín Herrera/Trome)
(Martín Herrera/Trome)

Por Carlos Bernuy

El final de la primera rueda del pudo haber sentenciado la suerte de algunos y definir la pelea que tendrán otros. En la parte de arriba quedó claro que la lucha por el título se resume a cuatro equipos. Los regulares y , el buen plantel de César Vallejo – casi invencible de local – y la galopada que viene dando .

Abajo, San Martín va a necesitar un milagro para no irse al descenso junto a un Unión Comercio, que no gana hace más de siete fechas. El centro de la tabla tendrá, entre otros, a Alianza Lima, que una vez más no tiene un equipo que ilusione a sus hinchas. La fecha 15, además, dejó como siempre cosas buenas y malas. Polos opuestos.

EL MEJOR PARTIDOCésar Vallejo – Sporting Cristal. El equipo de Víctor Rivera fue el primero en maniatar al campeón. Tácticamente lo anuló. Con Paolo de la Haza jugando a la espalda de Nelinho Quina, con Morales tapando a Jorge Cazulo, la aduana celeste. Atilio Muente borró a Irven Ávila y Germán Alemmano demostró los problemas que tiene Cristal atrás, esos como la lentitud, esos que la ya había enseñado. Vallejo creó oportunidades y debió ganar por un resultado mayor.

EL MEJOR JUGADORVíctor Cedrón. Luego del Sudamericano Sub 20, donde llegó como figura y decepcionó, el joven volante parece haber regresado a su nivel. Ante los celestes hizo lo que quiso por izquierda y se dio tiempo para exigir con buenos remates a Diego Penny. Nunca pudo ser tomado por Cazulo o Lobatón, y Renzo Revoredo pasó serios problemas en la derecha.

EL PEOR PARTIDOUnión Comercio – León de Huánuco. Ambos equipos jugaron en un verdadero lodazal. Cualquiera de sus jugadores pudo haberse lesionado gravemente, e incluso el mismo árbitro que autorizó que se mueva la pelota. Fue penoso ver a jóvenes sacando el agua de la cancha en baldes y hasta al mismo Juan 'Chiquito' Flores tuvo que barrer su área para evitar algún problema.

LA DECEPCIÓNCarlos Beltrán. El jugador de Alianza Lima le pegó a todo lo que se movía. No tuvo ubicación en la volante, no tomó a nadie en las pelotas paradas y ratificó su desorden. Es increíble que siga como titular en un equipo grande y que Wilmar Valencia lo haya mantenido en el campo cuando Wilder Cartagena estaba haciendo mejor partido y que fuera este último quien terminó cambiado.