El jefe de Estado en el hemiciclo durante su discurso por fiestas. (César Fajardo)
El jefe de Estado en el hemiciclo durante su discurso por fiestas. (César Fajardo)

El presidente dio su mensaje a la Nación en el Congreso por el , al cumplir su primer año en el poder, en el que –admitió– no ha cumplido todas las metas que se trazó, tras alegar que todo comienzo es difícil.

En su discurso de casi dos horas ante la representación nacional, el jefe de Estado, aunque dijo que se han sentado las bases para la Gran Transformación (nombre del plan original de gobierno que abandonó en la segunda vuelta electoral), lo que en realidad hizo fue reafirmarse en los lineamientos de la Hoja de Ruta que lo llevó al poder.

"Me reafirmo en lo medular de mi propuesta: hemos comenzado a sentar las bases para la gran transformación que anhela la mayoría de los ciudadanos de nuestra patria. El crecimiento con inclusión… aunque no hemos logrado todo lo que nos propusimos alcanzar", dijo en el hemiciclo, donde destacó la ausencia de los padres del mandatario.

En general, no hubo grandes anuncios y el discurso presidencial más bien abundó en buenos deseos, con un mayor énfasis en los anhelos de inclusión social de su gobierno y en el cuidado del agua como prioridad. Sin embargo, no se refirió al conflicto social en Cajamarca en torno al , que ha marcado la agenda del Ejecutivo en los últimos ocho meses.

En ese sentido, Humala e reconoció que sus tareas pendientes se encuentran "sobre todo en el campo de la gobernabilidad y la paz social", un área crítica de su gestión, tras la muerte de 17 personas en enfrentamientos con la Policía por conflictos sociales en los últimos 12 meses.

"Superar esto es un reto, por ello el compromiso de los programas sociales es priorizar su trabajo en las zonas rurales donde uno de cada cuatro pasa hambre (…) Mi hobierno viene trabajando para que todos tengamos las mismas oportunidades de salir adelante", refirió.

El jefe de Estado indicó que en los próximos cinco años la cartera de inversión minera ascenderá a US$30,000 millones y que el gravamen minero que estableció este año ha recaudado hasta la fecha S/.1,246 millones y que se espera alcanzar los S/.3,000 millones a fines de diciembre.

Una de las propuestas que hizo el mandatario sobre el tema minero fue reconocer en la Constitución el derecho fundamental del agua, para lo cual planteó al Congreso una reforma, y sostuvo que ninguna actividad extractiva se podrá desarrollar en el país sin los estándares de calidad. "El agua constituye la prioridad del más alto nivel para mi gobierno", indicó.

"Al final de mi período (en 2016) se crearán siete reservorios de agua", anunció, tras subrayar que no se permitirá que ningún proyecto afecte el recurso hídrico.

El presidente Humala hizo un recuento de lo hecho en su primer año de gestión y mencionó planes para los próximos cuatro, aunque se comprometió en pocas metas puntuales, como la reducción de la pobreza del actual 27% a un 16% al final de su quinquenio.