(Reuters)
(Reuters)

El presidente de , , dijo saber "con cédulas de identidad y todo" quiénes son los 900,000 chavistas que no le dieron su voto en las elecciones del pasado 14 de abril, informó la cadena BBC.

"Eso significó que la brecha fuera más corta. La brecha pudo haber sido buena", agregó tras hacer un silencio y sonreír durante un acto de entrega de viviendas en Barinas, estado natal de su fallecido predecesor .

Esta intimidación contrasta con lo dicho por la oposición, la cual insiste en que es imposible saber quién votó por quién en el sistema electrónico de sufragio y denuncia lo que hasta ahora consideraba solo insinuaciones oficialistas como una estrategia de amedrentación para desmovilizar a los beneficiarios de programas sociales que pudieran votar a su favor.

Con el 50.6% de los votos, Maduro venció a Henrique Capriles, quien obtuvo el 49.1%. Los más de 7.5 millones de sufragios que obtuvo la candidatura oficialista supusieron casi un millón menos que los obtenidos en octubre por Chávez, que se impuso también sobre Capriles por más de 11 puntos.

En otro momento, descartó que el chavismo llegara a su fin con la muerte de Chávez Frías y previó que, por el contrario, perdurará "por siglos" y que ello comenzará a evidenciarse en los próximos comicios municipales.

Ante el gobernador de Barinas, –hermano del extinto mandatario– y otros representantes del Partido Socialista Unido de Venezuela () sostuvo que "la tesis" del fin del chavismo busca desanimar a los revolucionarios y, en definitiva, esconden planes desestabilizadores.

"Cuando vengan las elecciones municipales, este pueblo patriota y chavista se va a sacar la espina de la brecha y el chavismo revolucionario, democrático, socialista y antiimperialista obtendrá una gran victoria electoral, política y popular", arengó Maduro.