Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal (FED) de EEUU. (Reuters)
Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal (FED) de EEUU. (Reuters)

Redacción PERÚ21

redaccionp21@peru21.pe

El presidente de la Reserva Federal (), , dio un nuevo sentido a la emergencia presupuestaria en Estados Unidos, al señalar que un presupuesto sostenible debe ser "una prioridad absoluta" para el país.

"Para permitir la estabilidad económica y financiera, la política presupuestaria de Estados Unidos debe ser llevada a una trayectoria viable, asegurando como mínimo que el ratio de la deuda con el producto interno se estabilice, o incluso que baje con el tiempo", afirmó el jefe del Banco Central estadounidense.

"Alcanzar este objetivo debe ser una prioridad absoluta", agregó Bernanke, en una audiencia ante el Comité presupuestario de la Cámara Baja del Capitolio.

Sin embargo, los esfuerzos destinados a devolver el presupuesto a una trayectoria viable a largo plazo no deben socavar la reactivación económica en curso, agregó, tras señalar a los congresistas que es perfectamente posible reducir el déficit, sin sacrificar el crecimiento.

"Por suerte, el objetivo de asegurar la viabilidad de las finanzas públicas a largo plazo y el de impedir que los obstáculos adicionales de orden presupuestario bloqueen el crecimiento son perfectamente compatibles. Son incluso complementarios", afirmó Bernanke.

Desde que los republicanos recuperaron el control de la Cámara Baja en enero de 2011, el Congreso está bloqueado sobre las propuestas de finanzas públicas, obligado a votar leyes temporales ante la imposibilidad de acordar un proyecto de presupuesto anual.

Para mantener su neutralidad, Bernanke dio argumentos tanto a los republicanos, que insisten en la reducción del Estado benefactor, y a los demócratas, que con el presidente , impulsan medidas de reactivación presupuestaria adicionales para acelerar el crecimiento a corto plazo.

El jefe de la Fed mantiene su discurso desde hace casi dos años: el alza de los gastos de seguridad social provocada por el envejecimiento de la población y el mantenimiento de las exoneraciones fiscales a los ricos acordadas durante la presidencia de George W. Bush (2001-2009) son "insostenibles" para el presupuesto.

Según Bernanke, puesto que la recuperación tiene un ritmo muy lento, corresponde a los congresistas tomar las "medidas correctivas" necesarias para evitar que Estados Unidos siga el camino de "Grecia y Portugal".