¿SELECCIÓN NATURAL? Ministra Gladys Triveño aseguró que la mortandad de delfines es periódica. (Heinz Plenge)
¿SELECCIÓN NATURAL? Ministra Gladys Triveño aseguró que la mortandad de delfines es periódica. (Heinz Plenge)

Los delfines no murieron por la presencia de virus o bacterias en el mar ni por las ondas sísmicas producidas por la actividad petrolera. La ministra de la Producción, Gladys Triveño, dio a conocer ayer el informe técnico del Instituto del Mar del Perú (Imarpe), el cual revela que los animales que vararon sin vida en las diversas playas del norte peruano, entre febrero y abril pasado, fallecieron por causas naturales.

"El informe de Imarpe analiza los aspectos oceanográficos y descarta la existencia de virus y bacterias. Hemos llegado a la conclusión de que la causa de la muerte de los delfines es natural y no obedece a ningún tipo de actividad humana", dijo la ministra.

Triveño indicó que se trata de un proceso de selección natural que ocurre periódicamente en el Perú y en otras partes del mundo, donde las especies más preparadas son las que sobreviven. "No hay que buscarle una causa que no existe", manifestó.

Según el informe del Imarpe, solo habrían muerto en la costa peruana 877 delfines, de los cuales el 73% correspondería a especies que perecieron hace más de cuatro meses.

Se descarta como causa directa de la mortandad la actividad pesquera, el envenenamiento, la contaminación del agua por metales pesados y las actividades de exploración sísmica, aunque sí se registró que dicha práctica afectó algunos grupos de zooplancton. Asimismo, se descartó la falta de alimento, las infecciones bacterianas (brucelosis y leptospirosis), las infecciones por virus y la intoxicación por toxinas.

De acuerdo al documento, se presume, más bien, que las causas naturales de la muerte de los delfines estarían relacionadas con intoxicación por biotoxinas o con enfermedades emergentes de las que no se tienen registros previos, las cuales podrían estar vinculadas a las condiciones atípicas que está presentando el ecosistema marino.

Ante ello, se recomendó implementar una red de varamientos y controlar las amenazas que podrían afectar la biodiversidad marina.

CONTROVERSIASin embargo, el informe no convenció a los científicos. Carlos Yaipén, veterinario y presidente de la Organización Científica para la Conservación de Animales Acuáticos (ORCA) –que hace unos días publicó un informe que concluía que la muerte de los delfines se debió a un severo traumatismo acústico–, expresó que si los animales hubieran muerto por una causa natural se encontraría, de todas maneras, algún indicio en sus cuerpos. "No hay cambios en los organismos. El impacto acústico es más común de lo que pensamos, y los delfines están muriendo por efecto de los humanos. No hay que tapar el sol con un dedo", sostuvo.

Para el ecologista Heinz Plenge, la conclusión del Imarpe es una burla. "Es imposible que los mamíferos se hayan puesto de acuerdo para envejecer todos juntos, o será una enfermedad extraterrestre porque aún no pueden dar con la causa", señaló.

Además, criticó que la mencionada institución no haya realizado una investigación seria. "No es posible que se dé un resultado y una cifra de animales muertos con solo dos días de trabajo. Ellos han tenido que realizar un seguimiento más riguroso", anotó.

DATO

- La titular de la Producción descartó que la muerte de los pelícanos en la costa haya sido causada por una bacteria o un virus, y dijo que todo apunta a un problema de falta de alimento. "Con el incremento de la temperatura de las aguas, la anchoveta ha desaparecido", indicó.