EN EL AIRE. La exposición del canciller Rafael Roncagliolo no satisfizo a los congresistas de la oposición. (Martín Pauca)
EN EL AIRE. La exposición del canciller Rafael Roncagliolo no satisfizo a los congresistas de la oposición. (Martín Pauca)

Fue una sesión prolongada y bastante tensa, matizada por los encontronazos verbales entre oficialistas y fujimoristas. En ese escenario, el canciller Rafael Roncagliolo informó a los congresistas sobre las medidas adoptadas por el Gobierno ante el accionar del Movadef en el extranjero.

Si algo quedó claro tras su exposición ante el Pleno del Parlamento es que la estrategia de comunicación de la Cancillería no ha funcionado, por lo que, recién ahora, tras conocerse la reunión entre el hoy exembajador del Perú en Argentina, Nicolás Lynch, y los representantes del Movadef, Roncagliolo ha impartido directivas precisas para hacerle un seguimiento estrecho –que abarcaría el área de Inteligencia– al accionar de este organismo de fachada de Sendero Luminoso, no solo en Argentina, Chile y México, sino también en Europa y EE.UU.

En sesión secreta, a su expreso pedido, el canciller señaló que, meses atrás, Lynch dio cuenta de la entrega de un documento por parte del Movadef a la embajada, mientras que los agregados militares acreditados en dicha legación hicieron lo propio sobre la realización de marchas en las inmediaciones del local. Ninguno, sin embargo, dio detalles sobre el encuentro Lynch-Movadef. Fueron agentes de Inteligencia los que le proporcionaron la información.

Agregó que si antes no informó a la ciudadanía sobre esta situación fue porque lo que busca el Movadef es tener una cobertura mediática que le dé una representatividad que no tiene.

En sesión pública, en tanto, manifestó que estamos ante un "fenómeno nuevo" frente al cual se aplicarán "estrategias claras". En esa línea, llamó a la unidad para contrarrestar la pretensión de este grupo de amnistiar a los terroristas y lograr la liberación de Abimael Guzmán. "Enfrentamos ahora nuevos intentos de esa organización terrorista por volver a ser la grave amenaza a la democracia que en el pasado llegó a ser", advirtió.

EN LA MIRAAnte los congresistas, y luego ante la prensa, restó también importancia a la foto difundida ayer en la que aparece con el financista de Sendero Luminoso, Adolfo Olaechea. "Somos compañeros de promoción", alegó.

Otra, sin embargo, fue la postura de los parlamentarios Luis Galarreta y Javier Velásquez, quienes afirmaron que el presidente Ollanta Humala debe evaluar la permanencia del canciller.

"Humala debe tomar acciones y considerar si la política interna y externa puede ser amigable con esa ideología de la izquierda radical proclive al senderismo", refirió Galarreta.

Velásquez, a su turno, dijo que, como jefe de la diplomacia, el mandatario debe evaluar la labor del canciller y de algunos personajes de su entorno donde hay mucha simpatía con organismos de fachada de Sendero Luminoso, como el Movadef.

NO CHOCA CON LERNERDe otro lado, el premier Juan Jiménez Mayor no se atrevió a cuestionar a quien fuera su jefe en el primer gabinete ministerial, Salomón Lerner Ghitis, que defendió el derecho del Movadef a participar en la vida política del país si respeta el Estado de derecho.

"No tengo nada que criticarle… Podemos discrepar y tener posiciones diferentes, pero eso es parte de la democracia", respondió.

Lerner, en tanto, manifestó en una carta que se han "distorsionado y tergiversado" sus declaraciones, pero reiteró que si aquellos declinan de sus ideas de defensa del terrorismo, podrían incorporarse al sistema democrático.

TENGA EN CUENTA

- El presidente del Poder Judicial, César San Martín, afirmó que los grupos que hacen de la vía armada y del genocidio una forma de lucha deben ser proscritos y prohibidos.

- Víctor Isla, titular del Congreso, por su parte, sostuvo en la víspera que los movimientos que levantan la "bandera de la violencia" deben ser declarados fuera del Estado de derecho.