(Foto: Andina)
(Foto: Andina)

Las cartas están jugadas. Ingresamos al verano con temperaturas comparables a las que se vivieron en el frío año de 2010 marcado por importantes episodios tanto de La Niña oceánica (enfriamiento del centro del Pacífico) como de La Niña costera (enfriamiento frente a la costa peruana).

Este tránsito 2021-2022 nos encuentra algo menos fríos en ambos sectores, pero no mucho menos.

Es decir, que nuestras condiciones iniciales para transitar el verano dan cuenta de aguas frías en nuestro entorno y –más aun– aguas frías igualmente en tránsito hacia nuestras costas, encaminadas bajo un mecanismo conocido como onda Kelvin fría.

MIRA: [Opinión] Abraham Levy: Oro para mis bolsillos, mercurio para mi cuerpo

La segunda variable que debemos atender son los vientos que naturalmente caracterizan a nuestra costa. Estos son impulsados por el Anticiclón del Pacífico sur que luce y lucirá –en términos de las proyecciones para los próximos varios días– activo: viento costero enfría el mar al favorecer un mecanismo llamado afloramiento: el que trae aguas frías profundas a la superficie.

Mar frío implica aire frío.

Habrá –obviamente– fuerzas atenuantes a las frías que nos traerán días calurosos, pero si nos atenemos a lo que aconteció en el verano 2011 tras La Niña de 2010, el verano sería fresco. Claramente.

VIDEO RECOMENDADO

Perú Libre contrató a hacker para borrar archivos de los Dinámicos del Centro
El informático contratado por Perú Libre se copió 850 carpetas y ahora tendrá que entregarlas. Además, Indecopi quiso dejar a millones de familias sin panetón. También, Congreso censuró al ministro de Educación, Carlos Gallardo. Y, Pedro Castillo pidió la cabeza del fiscal que fue a Palacio a investigar.