Decisiones claves para mejorar tu vida en tiempos difíciles. Ilustración: María Cecilia Rodríguez.
Decisiones claves para mejorar tu vida en tiempos difíciles. Ilustración: María Cecilia Rodríguez.

Sí, estoy preocupada por la segunda ola, y me pregunto –como muchos– si mi familia, mis amigos y yo nos vacunaremos a tiempo. Tengo una gran amiga con , y es un alivio saber que no está sola, que junto a su novia –también con el virus– afrontan esta enfermedad. Han pasado por mi cabeza una serie de pensamientos negativos sobre el tema desde que la llamo a diario para saber qué mejora, empeora o todo sigue igual. Y pienso qué pasaría si me contagio. Vivo sola, y mis padres no tendrían que venir. Pero quizás sí uno de mis hermanos, algunos de mis amigos y amigas, alguien en especial me dijo que no me dejaría sola.

Y el domingo, mientras cruzaba de Chorrillos al Centro de Lima en bicicleta, me topé con ese cartelito que dice algo como “guarda distancia… Me alejo porque te quiero”. Y mi cabeza se fue para otro lado. Hice un cambio en la frase: “Me alejo porque me quiero”. Alrededor de esa premisa pensé en las personas y situaciones que había dejado atrás porque justamente me quiero más.

No soy una persona tóxica, al menos ahora tengo la certeza. Pero lo he sido en no pocos momentos de mi vida.

En este año que se inicia sé que he tomado distancia de aquellos que me lastimaban, con su desamor, falsedad, interés, falta de compromiso (y no estoy hablando solo del amor), afán por el chisme, o pasión por el linchamiento y el cinismo en redes sociales.

Así como bloqueas a un troll en lugar de pelearte con él, yo acabé por bloquear a varios(as) de mi día a día. Y esa es una de las principales muestras de que me quiero (cuidar mi salud mental).

Quererte y estar tú primero, como lo recomiendan los expertos, no significa ser indiferente, poco solidario y hasta cruel con el otro o la otra. Es posible quererte y querer, de verdad. También aprendí a alejarme de situaciones que nada me aportan, y a elegir mejor las batallas que sí quiero dar.

Aprender a quererme me está haciendo mejor ser humano y, como va el mundo, eso ya es bastante.

MIRA Antonella Galli: “La depresión no es una forma de vida, y se puede superar”

Una de las batallas que siempre daré es defender la verdad, y a mis amigos(as) cuando son vulnerados(as) y necesitan, además de un abrazo, un simple “bebita, todo saldrá bien”. O quizás “estamos juntas en esto, te creo”. O “nene, tienes que volver a sonreír, como a veces lo consigo yo”.

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

Etapas del duelo por divorcio o ruptura de la pareja