Hospital Almenara

Morir cada mañana [CRÓNICA]

Max quedó sin poder moverse nunca más. Sin poder hablar. Sin poder pensar. Sin poder agradecerle a su mamá por lo único que realmente importa: ese amor perfecto y umbilical.

Morir cada mañana [CRÓNICA]