(Reuters)
(Reuters)

Redacción PERÚ21

redaccionp21@peru21.pe

Si bien reiteró que Ecuador a las empresas que quieran invertir, el presidente ecuatoriano dijo que su país se reserva el derecho a realizar expropiaciones si lo considera necesario, en una entrevista publicada hoy por el diario español ABC.

"Aquí tenemos reglas muy claras, políticas macroeconómicas también muy claras y una estabilidad impresionante", declaró Correa al rotativo.

"Pero cuidado, yo sí defiendo el derecho de los Estados de que, en un momento dado y con la justa compensación, puedan nacionalizar una empresa en función del bien común", afirmó.

Sin embargo, añadió que no ve la necesidad en el corto plazo "de tomar dichas medidas con ninguna empresa nacional ni internacional", después de que esta semana , anunciase la tercera expropiación en menos de un año a empresas españolas.

Asfixiadas por una crisis que impide el despegue de la economía española, muchas compañías de este país salvaron sus resultados en los últimos años gracias a su implantación en mercados emergentes como los latinoamericanos.

"Me duele mucho la crisis española y europea, pero de esa crisis se presentan oportunidades para América Latina y las estamos buscando y aprovechando", admitió Correa. "Así que, bienvenidas las empresa españolas que quieran invertir", agregó.

CONSTITUCIÓN SIN CAMBIOSReelecto en primera vuelta el pasado domingo, Correa, quien ya anunció que se en 2017, afirma no querer modificar la Constitución de su país para ampliar el número de mandatos presidenciales.

"El sistema es muy coherente: una sola reelección para cualquier cargo de elección popular. Yo no veo por qué hay que cambiar este sistema, que es bastante conveniente y coherente", afirmó.

Lo que sí está determinado a modificar es la ley que rige los medios de comunicación.

"Aquí tenemos una de las peores prensas del mundo (…) porque en lugar de informar se pone a hacer política", aseguró el presidente, cuyo enfrentamiento con la prensa privada no le impidió dar asilo en su embajada de Londres al fundador de WikiLeaks, , acusado de un delito sexual en Suecia.

Tras ocho meses de encierro en la legación ecuatoriana, Correa se declara determinado a mantener el pulso con Londres sobre el caso Assange: "todo depende de Gran Bretaña" que "le puede dar mañana el salvoconducto para que salga".