(Reuters)
(Reuters)

El polémico informe sobre el escándalo de las intrigas, corrupción y hasta dentro del Vaticano, ya está en manos , confirmó hoy el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi.

"Por supuesto que está a disposición del Papa, pero con tantas cosas como tiene que hacer en estos días, no creo que haya tenido tiempo de leerlo", señaló en un encuentro con la prensa.

Asimismo, agregó que le hubiera sorprendido que el Francisco hubiera dedicado estos primeros días de pontificado a leer el informe.

LA COMISIÓNEl año pasado, creó una comisión formada por tres cardenales destinada a investigar la filtración y publicación de documentos reservados del Papa y del Vaticano.

Conformaron esta comisión especial el español Julián Herranz, de 82 años, expresidente del Consejo Pontificio para los Textos Legislativos; Jozef Tomko, eslovaco, prefecto emérito de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, de 88 años; y Salvatore De Giorgi, exarzobispo de Palermo (Italia), de 82 años.

Como se recuerda, por este caso fue detenido, condenado y después perdonado por Joseph Ratzinger el que fue su mayordomo durante su papado, .

Los cardenales interrogaron a una treintena de personas y toda la documentación se la entregaron en diciembre pasado a Benedicto XVI, quien, tras leerlo, decidió que y dejar el encargo a su sucesor.

De esa manera, según fuentes vaticanas, la documentación no fue archivada, como es habitual tras la muerte o renuncia de un Papa, cuando todo el material del pontificado es guardado para su estudio y no se publica hasta pasados unos años.

Lombardi no descartó que durante las congregaciones preparatorias del cónclave en el que fue elegido Papa el cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio, los tres cardenales que llevaron a cabo la investigación hayan informado del tema a los otros purpurados.

"Ellos sabrán en qué medida podrán y deberán dar información a quienes la pidan", subrayó el portavoz.