Al menos 18 personas murieron en tras el paso de la tormenta "Cleopatra", que azotó la isla italiana con lluvias torrenciales, confirmó el ministro de Medio Ambiente, Andrea Orlando.

El mayor número de víctimas, 13, se registró en la provincia noreste de Olbia, donde viven 150,000 personas. Gran parte de la ciudad del mismo nombre, de unos 55,000 habitantes, se encuentra anegada y el aeropuerto está temporalmente cerrado.

Para el primer ministro italiano, Enrico Letta, se trata de un "drama nacional de proporciones inimaginables". Durante una reunión de emergencia, el gobierno de destinó unos 20 millones de euros para las tareas de rescate, a los que la administración regional de Cerdeña añadió otros 5 millones.

PAPA FRANCISCO CONMOVIDOPor su parte, el pidió orar por las víctimas de Cerdeña. "Profundamente conmovido por la gran tragedia que ha golpeado Cerdeña, pido a todos rezar por las víctimas, sobre todo por los niños", dijo.

Profondamente commosso dall'immane tragedia che ha colpito la Sardegna, chiedo a tutti di pregare per le vittime specialmente per i bambini.— Papa Francesco (@Pontifex_it)

En medio del desastre, varios propietarios de hoteles pusieron a disposición sus instalaciones, entre ellos el millonario Flavio Briatore, magnate de la fórmula uno y propietario de un lujoso complejo en la costa de Arzachena.

El transporte en la isla italiana se ha visto afectado desde ayer, debido a que las carreteras y líneas ferroviarias se encuentra bloqueadas.

Asimismo, las escuelas se encuentran cerradas, por motivos de seguridad y dado que no hay fluido eléctrico en algunas partes de la isla.

Según datos de la estación meteorológica de Olbia, cayeron allí "93 litros por metro cuadrado en 24 horas", cuando la media en todo el mes de noviembre es de 76 litros por metro cuadrado, informó Stefan Bach, del Servicio Meteorológico de Alemania.