Redacción PERÚ21

redaccionp21@peru21.pe

dice que no tiene nada que esconder, pero que "por precaución" se mantiene en la clandestinidad, ya que teme que sus declaraciones sobre la asonada ocurrida en el pasado 25 de octubre sean "tergiversadas" o "malinterpretadas", al tiempo que negó tener alguna responsabilidad por los actos violentos que dejaron cuatro muertos, decenas de heridos y más de 100 detenidos.

En declaraciones a Abre los ojos, Valladolid Lazares dijo que hasta el momento no ha recibido una citación por parte de la Policía o la Fiscalía para rendir su testimonio sobre los hechos ocurridos en los alrededores del centro de abastos a fines de octubre pasado, los cuales –según dijo– desconoció en todo momento.

"Ni siquiera sé de qué me están acusando, porque el declarar a los medios de comunicación no es ningún delito, eso no significa que haya estado azuzando de alguna manera a la violencia. Nosotros hemos estado en constantes mesas de diálogo, entonces, ¿qué necesidad habría de gestionar este tipo de violencia?", señaló.

"En todo momento he estado en conversaciones con la Municipalidad de Lima. El martes 23 (de octubre) he estado en la municipalidad en la sesión de concejo, el jueves (25 de octubre) en la mañana, antes de los hechos, he estado en una conferencia de prensa en el Congreso. ¿En qué momento yo podría adivinar que podría pasar todo lo que ha pasado?", añadió.

Sobre el informe de la que revela que los que arremetieron con brutal violencia contra las fuerzas del orden aquel día, la dirigente indicó que no cree que "haya habido algo premeditado".

"Nosotros, en primer lugar, no hemos sabido en ningún momento se iban a realizar todos estos hechos porque nosotros hasta el último hemos creído que eso era imposible, a pesar que ya habían amenazas porque el 23 (de octubre) intentaron poner las bloquetas y desaparecieron", dijo.