Tras la captura de Oscar Barrientos Quiroz (19) quien confesó haber matado a su padre, la Policía *comienza a sospechar del posible ingreso de las , las peligrosas pandillas creadas en El Salvador hace 40 años, tras encontrar un tatuaje con las siglas 'MSX3' en la parte interior de uno de los labios del detenido.

La semana pasada, el joven fue intervenido cuando vendía drogas en la urbanización Las Garzas en el y confesó haber asesinado a su padre Rolando Octavio Barrientos Quintana de un disparo en la cabeza el 26 de mayo del año pasado.

De acuerdo a información policial, uno de los rituales de iniciación de esta temible organización es matar a un miembro de su propia familia y recibir una brutal golpiza de parte de los otros integrantes del grupo.

La cree que unos 20 jóvenes peruanos formarían parte de esta temida banda que estaría cerca de llegar a nuestro país e ingresar a los barrios más peligrosos del Primer Puerto.