Tras haber tenido problemas con su peso al haber subido 30 libras (aproximadamente 13 kilos) el año pasado, la excéntrica cantante sorprendió a sus fanáticos al reaparecer con una escultural figura, luciendo un diminuto bikini floral durante su visita a México, según publicó el portal de espectáculos TMZ.

El año pasado Gaga fue duramente criticada por haber aumenta excesivamente de peso, sin embargo ella aseguró a la revista Stylist que no le importaba. "No me importa si (la gente) dice que estoy gorda, porque, sinceramente, gané cerca de 30 libras".

Además, este año la diva del pop fue sometida a una , algo que le habría ayudado a perder peso.