Gregorio Santos oficializa ideológicamente su postura izquierdista y radical frente al proyecto minero Conga. (Fabiola Valle)
Gregorio Santos oficializa ideológicamente su postura izquierdista y radical frente al proyecto minero Conga. (Fabiola Valle)

El presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, ironizó sobre la autoridad que pudiera tener el premier Óscar Valdés respecto de una posible nueva declaratoria de estado de emergencia en esa región –ante las movilizaciones convocadas para el 2 y el 3 de enero en contra del proyecto minero Conga–, y anunció que su departamento se encuentra en "revolución".

"¿Otra vez, señor Valdés? Qué miedo, estado de emergencia¡¡¡ 2 y 3 de enero, viva la revolución de Cajamarca", escribió en su Twitter.

Santos demandó, además, la "autoconvocatoria" de "progresistas, revolucionarios, socialistas y comunistas" para formar un solo frente.

Tal como lo han señalado sus críticos –de que en él prevalece lo ideológico antes que la atención a las grandes necesidades de Cajamarca–, la autoridad regional resaltó que "la izquierda peruana se reagrupa con identidad propia y con nuevos liderazgos".

Expresó que "los seguidores de (José Carlos) Mariátegui, (Alfonso) Barrantes, sumamos millones y estamos dispersos por todos los rincones de la patria".

FUSTIGA A CRÍTICOSDurante todo el día de ayer, Santos usó esa red social no solo para reivindicar a la unidad de la izquierda, sino para fustigar a los que están a favor de Conga, declarándolos personas no gratas, sobre todo a las autoridades que acudieron a la reunión en Lima para acordar el peritaje internacional al Estudio de Impacto Ambiental de dicho proyecto.

Abordado por la prensa en Piura, donde acudió a un evento de la Federación de las Rondas Campesinas, Santos confirmó los mensajes en Twi-tter y se autoproclamó como un "hombre de izquierda".

"Todos saben que soy un militante de izquierda, y mi gobierno lo gané en alianza con la Nueva Izquierda, pero también con el Nacionalismo y con otros sectores progresistas. Esa es mi filiación política", anotó Santos, que es reconocido por ser militante del movimiento radical Patria Roja.

Dijo que no han anunciado ningún paro y que la jornada del 2 y 3 de enero "es una movilización por el 158 aniversario de la revolución de Cajamarca, porque se consiguió la independencia del virreinato de Trujillo en la época colonial".

POLÉMICA ORDENANZAEn cuanto a la ordenanza emitida por su gestión, declarando la inviabilidad de Conga, Santos manifestó que lo hizo amparado en la Ley de Recursos Hídricos, en normas internacionales y en tratados sobre protección ambiental, así como en el Código Penal.

Respecto de esto último, señaló que si la autoridad no prevé que hay posibles impactos irreversibles en las fuentes de agua, debe tomar medidas "que nos confiere la ley de gobiernos regionales en torno al tema ambiental".

Agregó que si el premier Valdés dice que los denunciará por ello, "con mucho gusto iremos al Tribunal Constitucional para demostrar la soberanía de los gobiernos regionales. Estoy seguro de que el Colegio de Abogados no debe quedarse callado", subrayó.

LLAMADO A LA FISCALÍAAnte ello, el exdecano del CAL Walter Gutiérrez opinó que la norma suscrita por Santos "no solo es inconstitucional porque excede los alcances que los gobiernos regionales tienen para este tipo de normas, sino que constituiría delito de usurpación de funciones".

"El artículo 361 del Código Penal sanciona al funcionario que ejerce funciones correspondientes a un cargo diferente del que tiene, y contempla prisión efectiva de cuatro a siete años e inhabilitación de uno a dos años", sostuvo.

Gutiérrez demandó a la Fiscalía a "no mantenerse con los brazos cruzados sino iniciar las investigaciones del caso para determinar los responsables".