El capitán del lujoso barco cumple arresto domiciliario. (Reuters)
El capitán del lujoso barco cumple arresto domiciliario. (Reuters)

GROSSETO (DPA).– Francesco Schettino, el capitán del crucero Costa Concordia, que naufragó el pasado viernes frente a las costas de la región italiana de Toscana, negó haber escapado durante la emergencia y atribuyó la demora en la evacuación de los pasajeros a problemas técnicos.

"No es que me quisiera escapar, sino que estaba ayudando a los pasajeros a bajar un bote salvavidas al agua y resbalé", fue lo que declaró el comandante ante la jueza de instrucción, según el diario Corriere della Sera. "Un problema con el mecanismo de descenso del bote hizo que tropezara y, de repente, estaba con los pasajeros en el barco", manifestó.

La prensa italiana llama a Schettino "el hombre más odiado" y, en cambio, ensalza la labor del oficial de guardacostas Gregorio de Falco, luego de que un audio mostrara el instante en que le ordenaba al capitán que regresara a bordo y ayudara en la evacuación de la nave, que transportaba a 4,200 personas.

En la población, el furor es tal que se empezaron a vender camisetas con la inscripción: "Suba a bordo, ¡carajo!", frase que De Falco le espetara a Schettino.

SIGUE LA BÚSQUEDADebido a problemas de seguridad, ayer se suspendió la búsqueda de fallecidos en el naufragio. Recién esta mañana los rescatistas volverán a intentar ubicar a los 24 desaparecidos de la tragedia que ha dejado, hasta ahora, 11 muertos.

TENGA EN CUENTA

- Francesco Schettino, el capitán del barco, se encuentra bajo arresto domiciliario y enfrenta acusaciones por homicidio culposo agravado.

- El Gobierno italiano advirtió de una amenaza ecológica pues la nave contiene unas 2,400 toneladas de combustible.