notitle
notitle

Guillermo Giacosa,Opina.21ggiacosa@peru21.com

Le agradezco su interés pero le advierto que no debe esperar que lo lea pues, por una cuestión de higiene mental, solo me limito a leer a los que –cercanos o lejanos a mis ideas– coinciden en el respeto que nos debemos los unos a los otros, sean cuales fueran las distancias ideológicas que nos separen.

Conozco los límites de mis razonamientos y por eso acudo a quienes puedan señalarme sus debilidades. Encuentro esa orientación tanto en quienes –con matices– participan de mi cosmovisión, como en aquellos que, desde las antípodas, me ayudan a ver las fragilidades que residen en toda percepción de la realidad. Siento, con Edgard Morín y muchos otros, "que el carácter desconocido de la aventura humana debe preparar la mente para esperar lo inesperado y poder afrontarlo". En el decir de Patocka: "El futuro se llama incertidumbre". Cómo, entonces, gastar nuestras energías en combates dialécticos donde los egos pesan mucho más que las ideas y en los cuales, digámoslo francamente, los barras bravas del periodismo tienen muchas más chances de llevarse los laureles, pues carecen de escrúpulos que nos detienen a quienes, además de ser conscientes de nuestras limitaciones, no estamos encandilados por el modelo que hoy reúne, en una unanimidad gris y acrítica, a la mayoría de los medios. Reclamo también, no de los barras bravas, sino de respetables colegas cuya visión no comparto, objetividad y evaluación de las fuentes de las que se informan.