(USI)
(USI)

BIENESTAR. Conozca los beneficios de la actividad física constante.

A estas alturas, usted debe estar harto de escuchar y leer que hacer ejercicios es bueno para la salud. Sin embargo, insistimos: es necesario moverse. En tal sentido, Cecilia Solis-Rosas García, miembro del Consejo Asesor en Nutrición de Herbalife, nos ofrece más razones para convencernos. Antes que todo, la especialista pide no confundir actividad física con deporte. "La actividad física se refiere a cualquier actividad corporal en la que hay movimiento de los músculos esqueléticos que, como tal, lleva al consumo de energía. Una forma de actividad física es el deporte", precisa. Este último se rige por reglas, la preparación y la alimentación especial, la competencia o los lugares propicios para desarrollarlo. En cambio, "la actividad física es una práctica común", como bien anota Solis-Rosas.

TAREAS COTIDIANASRealizar actividad física regular durante 30 minutos diarios –como caminar, por ejemplo– es la dosis justa para que una persona normal se mantenga saludable. Esto, al complementarse con buenos hábitos nutricionales, resulta un buen combo para evitar el sobrepeso y sus consecuencias: hipertensión, diabetes, infartos, accidentes cerebrovasculares, depresión o algunos tipos de cáncer. "El deportista profesional sí necesitará de un aporte energético adicional y especializado acorde con el tipo de disciplina a la que se dedique", asegura Solis-Rosas.

Otra precisión necesaria se vincula con la intensidad de la actividad física. Por ejemplo, la actividad física moderada, según la OMS, consiste en caminar a paso ligero, bailar, realizar labores domésticas o jardinería, entre otras. Mientras que la actividad física intensa consiste en footing, natación rápida, aeróbicos y otras prácticas similares. Solis-Rosas recomienda a las personas inactivas o sedentarias que recién decidan realizar actividad física que lo hagan de manera progresiva. En otras palabras, no hay que ser un atleta para estar en forma.