notitle
notitle

Dr. Rodrigo Rondón, Opina.21familia@peru21.com

El ruido provocado por los juegos pirotécnicos pone en riesgo la tranquilidad de nuestras mascotas, sobre todo de los perros, que son muy sensibles a estos sonidos que se producen en la noche de Navidad y Año Nuevo. La mayoría de canes reacciona con nerviosismo, pues su oído es mucho más sensible que el del ser humano. De ahí que nuestra mascota sienta nuestros pasos aun cuando caminamos en puntillas. Lo peligroso de las detonaciones de cohetones es que producen miedo en nuestras mascotas, que intentan huir de casa pues se sienten en peligro y varias se escapan de sus hogares por esta razón y por el descuido de sus dueños.

Es recomendable dejar que nuestro animalito acompañe a la familia y que, cuando se le vea nervioso, uno se acerque a acariciarlo para tranquilizarlo. Colócale un collar con una identificación con todos sus datos por si llegara a huir de casa. Si tu animalito se queda solo en el hogar, déjale agua y su alimento. También deja encendida la radio en volumen moderado para que se sienta acompañado.