VEREDICTO. El gran descontento del pueblo helénico se expresó en las votaciones legislativas de ayer. (Bloomberg)
VEREDICTO. El gran descontento del pueblo helénico se expresó en las votaciones legislativas de ayer. (Bloomberg)

ATENAS (Agencias).– Europa tiembla. Los electores griegos han infringido un duro castigo a los dos partidos tradicionales (y ambos pro Unión Europea) que desde hace 40 años se alternan en el poder en Grecia: el conservador Nueva Democracia y el socialista Pasok.

Los sondeos, y el lento goteo de resultados oficiales, han confirmado al candidato Antonis Samaras como líder provisional de las elecciones legislativas. El político del conservador Nueva Democracia está a la cabeza con un 20% de apoyo, al haberse escrutado la mitad de los votos.

Samaras ha anunciado que está listo para formar "un gobierno de salvación nacional" dado que el resultado obtenido no le alcanza para gobernar en solitario.

Estos dos partidos impulsaron un drástico programa de reajustes. Sin embargo, los votantes castigaron al Gobierno y así las fuerzas radicales, que se oponen al programa de recortes impuesto al país altamente endeudado, lograron un mayor apoyo.

La votación se celebró en medio de un alto desempleo y con creciente pobreza, lo que muchos griegos atribuyen a los partidos tradicionales.

De confirmarse estos resultados, se produciría la absoluta minoría de los partidos a favor de las medidas de austeridad. Incluso en la más optimista de las hipótesis, Nueva Democracia y Pasok habrían obtenido en total un 37% de los votos, lo que les obligaría forzosamente a enfrascarse en la difícil tarea de buscar un tercer socio para poder gobernar en coalición.

TRIUNFO NEONAZIEl descontento popular se vio reflejado al máximo con el respaldo al partido neonazi Amanecer Dorado que, de ser un fenómeno marginal, ha recibido el apoyo del 6.85 % de los electores y tendrá un grupo parlamentario de 21 diputados. Es la primera vez que dicha agrupación llega al Parlamento de Grecia.

TENGA EN CUENTA

- Los partidos contrarios a los ajustes económicos serían mayoría en el Parlamento griego, dificultando los planes del Banco Central Europeo, la Unión Europea y el FMI.

- La crisis financiera ha hecho que millones de griegos sufran una notable reducción de sus ingresos.