Hay que tomar con humor las \'metidas de pata\' en la cama. (Internet)
Hay que tomar con humor las \'metidas de pata\' en la cama. (Internet)

Durante el sexo interpretamos papeles que sacan lo más instintivo de uno. Entonces, como el guión está escrito por las circunstancias, en pleno acto y a punta de fricciones, las cosas no siempre salen como uno espera. A veces salen mejor, otras peor, pero lo raro, más bien, es que todo sea perfecto. Le presentamos tres historias con las que, tal vez, podría identificarse.

EL TRÍO INVOLUNTARIOCarla (28) quería sorprender a Jorge (29), su esposo. Era la primera vez que iban a tener un momento íntimo en el nuevo departamento que habían alquilado. Todo estaba listo: peinado nuevo, cena, disfraz de bombera sexy. Solo quedaba un detalle: Chocolate, el engreído y bullicioso rottweiler que solo se dedicaba a comer y a destrozar todo. "Lo encerraré en la lavandería. Total, un par de horas no le harán daño", pensó ella. Así lo hizo. Jorge llegó a casa después de trabajar. Con las justas comieron pues el vino los embriagó y empujó directo a la cama, a tal punto que ella no tuvo tiempo para disfrazarse. "Aquí tienes tu manguera", le dijo él. La sorpresa era un éxito. Sin embargo, en medio de la acción, Carla sintió que le lamían el pie. "Uy, no sabía que te gustaba eso, mi amor", dijo ella. " Qué cosa?", preguntó él. "Lo que haces con mi pie", respondió ella. "No te estoy haciendo nada", dijo él. "Waf! ¡waf!", ladró Chocolate.

SE ROMPIÓ EL TUBOMotivada por la performance de Liv Tyler en el video de Crazy de Aerosmith, Adriana (23) decidió matricularse en clases de pole dance. "Si ella puede, ¿por qué yo no?", dijo con seguridad. Tras varias semanas de duro aprendizaje y entrenamiento, Adriana se había convertido en una competente bailarina erótica. Incluso compró el sistema de tubo portátil y lo instaló en su cuarto. Un día, Miguel (24), su enamorado, fue a visitarla. En la noche había partido de Copa Libertadores, por lo que solo estaba de pasada. "Hoy no te vas al estadio", le dijo ella y lo jaló de la camiseta directo al dormitorio. Él se sorprendió al encontrar el tubo. "No sabía que tenías un night club", bromeó. Adriana hizo caso omiso y empezó a bailar alrededor del tubo, mientras él observaba sentado desde la cama. "¿Te gusta? Ahora te mostraré algo", dijo ella. Agarró el tubo fuertemente con ambas manos y tomó impulso con las piernas. La idea era girar sensualmente, pero la realidad fue traumática: Adriana terminó estampada en la pared. El tubo estaba mal instalado.

TACU TACU LETALIván (32) había almorzado con sus amigos ese día. Fue en el restaurante de una conocida cocinera criolla, famosa por sus platillos desbordantes de carbohidratos y sabor. Lo único malo: la indigestión que le causó haber olvidado que esa noche tenía una cena con su esposa. "Con una chelita bajo el tacu tacu", pensó. Al llegar a casa, María (31) lo esperaba con un babydoll. Se besaron y se dejaron llevar por el calor del momento. Ella procedió a hacerle una felación. Sin embargo, un aroma matapasiones destruyó el momento íntimo: producto del almuerzo, Iván soltó una inevitable flatulencia. María, lejos de molestarse, no paraba de reír.

DATOS

- Lección #1Coma ligero antes del sexo. Evite la cebolla, los frijoles, las gaseosas y otros alimentos que aumentan el riesgo de soltar algo inesperado.

- Lección #2Cierre la puerta del dormitorio con seguro. Así evitará que sus hijos, mascotas y otros visitantes lo encuentren en pleno acto. Prudencia.