(Internet)
(Internet)

Un grupo de científicos de la de Inglaterra crearon un análisis de sangre que muestra si el hígado ha sufrido daños no aparentes debido al consumo de alcohol.

Los especialistas señalan que la prueba, que utiliza un código similar al de un semáforo para revelar el nivel del daño, podrá ofrecerse a las personas que beben regularmente más alcohol del nivel que se recomienda como seguro.

Según los expertos, será una herramienta valiosa, porque muchas personas no suelen reconocer que beben en exceso y los daños causados en el hígado solo son aparentes cuando están en niveles avanzados y el órgano comienza a fallar.

Hasta cierto grado el hígado suele tener la capacidad de sanarse a sí mismo, pero cuando es sometido al consumo continuo de alcohol, el daño se vuelve irreparable. Incluso cuando un paciente con daño hepático deja de beber totalmente suele ser demasiado tarde y las complicaciones son mortales.

La nueva prueba muestra los resultados en colores: el verde significa que es poco probable que haya daño hepático, el amarillo señala que la probabilidad de daño es del 50% y el rojo indica que es muy probable que el hígado esté dañado y que la enfermedad es potencialmente irreversible.

El análisis combina una prueba hepática que los médicos ya utilizan de forma rutinaria con otros dos exámenes que miden el nivel de cicatrización en el órgano, un trastorno llamado fibrosis hepática.