Momento clave en que Luz Salgado, vicepresidenta del Congreso, le entrega la banda presidencial al doctor Valentín Paniagua, en la tarde del 22 de noviembre de 2000. (Foto: GEC Archivo Histórico)
Momento clave en que Luz Salgado, vicepresidenta del Congreso, le entrega la banda presidencial al doctor Valentín Paniagua, en la tarde del 22 de noviembre de 2000. (Foto: GEC Archivo Histórico)

Ese día, miércoles 22 de noviembre de 2000, el político cusqueño juró el cargo más importante de su vida. En abril pasado se había producido la re-reelección del presidente en funciones . Ni la “Marcha de los Cuatro Suyos” en julio pudo impedir que este jurara por cinco años más.

Pero a Fujimori lo derrocó un video. , que difundió un nuevo canal de cable (Canal N, creado en 1999). Los demás canales comerciales estaban condicionados o alineados con el gobierno. El 14 de setiembre de 2000 todo el Perú vio lo que ahora se estudia en los colegios: cómo un congresista se corrompía ante el poder representado en la figura del asesor presidencial .

Fujimori trató de marcar diferencias ante la evidencia y se colocó como perseguidor de Montesinos. Finalmente, convocó a nuevos comicios (autoexcluyéndose) y desactivó el Servicio de Inteligencia Nacional (SIN). Setiembre, octubre y noviembre de ese año fueron meses insostenibles, de dura presión y descalabro de un régimen de 10 años en el poder. Montesinos, por supuesto, logró fugar del Perú.

Empezó su carrera política a los 27 años en la Democracia Cristiana (DC), al ser elegido en 1963 diputado por el Cusco en la alianza que su partido entabló con Acción Popular (AP). (Foto: GEC Archivo Histórico)
Empezó su carrera política a los 27 años en la Democracia Cristiana (DC), al ser elegido en 1963 diputado por el Cusco en la alianza que su partido entabló con Acción Popular (AP). (Foto: GEC Archivo Histórico)

RENUNCIA DE FUJIMORI

Un viaje a Brunei, en el sudeste asiático, para participar en la cumbre de APEC fue el pretexto que . Luego pasó a Japón y desde allí, el 19 de noviembre de 2000, anunció su dimisión irrevocable. Su renuncia final. Así contribuiría, dijo, “a una etapa de definitiva distensión política que permita una transición ordenada y, algo no menos importante, preservar la solidez de nuestra economía”.

MIRA: Elecciones 2021: Richard Arce anuncia que no podrá participar de proceso electoral

Ese mismo día, 19 de noviembre, el peruano no aceptó la renuncia de Fujimori y, más bien, declaró la vacancia presidencial por incapacidad moral. Ese Congreso ya estaba presidido por Valentín Paniagua desde el 16 de ese mismo mes, al haber sido censurada la anterior presidenta del Congreso Martha Hildebrandt.

El líder acciopopulista no juró como presidente de la República de inmediato porque, pese a la renuncia el 23 de octubre de Francisco Tudela, primer vicepresidente, aún quedaba en funciones el segundo vicepresidente Ricardo Márquez. Ante la confirmación de la renuncia de este, recién el 22 de noviembre de 2000, Paniagua pudo jurar el cargo presidencial.

Paniagua obtuvo el consenso del Parlamento. Con aplomo y valentía, amparado en la Constitución y la historia del país, el político cusqueño buscó darle a la nación, primero, estabilidad política y seguridad económica, y luego justicia social y equilibro de poderes.

En 1984, durante el segundo gobierno del arquitecto Fernando Belaunde Terry, aceptó ser de nuevo ministro, esta vez en la cartera de Educación. (Foto: GEC Archivo Histórico)
En 1984, durante el segundo gobierno del arquitecto Fernando Belaunde Terry, aceptó ser de nuevo ministro, esta vez en la cartera de Educación. (Foto: GEC Archivo Histórico)

¿QUIÉN ERA VALENTÍN PANIAGUA?

Paniagua no era un político aventurero ni novato. Era uno de partido y de principios. Había empezado su carrera política a los 27 años en la Democracia Cristiana (DC), al ser elegido en 1963 diputado por el Cusco en la alianza que su partido entabló con Acción Popular (AP), de Fernando Belaunde, quien ese año llegó al gobierno.

En 1965, durante ese primer gobierno belaundista, asumió el cargo de ministro de Justicia y Culto. Tras el golpe de Estado del general Velasco Alvarado, se alejó de la DC en 1974, pues esta se había acercado al régimen militar. Así pasó a integrar las filas de AP.

MIRA: Mesías Guevara afirma que Barnechea no ha oficializado aún su renuncia a la precandidatura

En 1980 Paniagua volvió a ser elegido diputado, y en 1982 presidió su Cámara. Dos años después, en 1984, aceptó ser de nuevo ministro, esta vez en la cartera de Educación. Luego de esa experiencia en el poder, vivió un largo paréntesis político, dedicándose a su carrera de abogado y docente universitario de Derecho Constitucional en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, la Pontificia Universidad Católica del Perú y la Universidad de Lima.

Fue un duro crítico del régimen de Fujimori luego del golpe (o autogolpe) del . En 1997, asumió la defensa, ad honorem, de Delia Revoredo de Mur, Manuel Aguirre Roca y Guillermo Rey Terry, los tres magistrados del Tribunal Constitucional (TC) destituidos por considerar anticonstitucional la Ley que permitía la reelección presidencial.

En abril de 2000, Valentín Paniagua fue electo congresista con casi 15 mil votos. Al asumir el puesto como parlamentario en julio de ese año, difícilmente estaba en sus planes ser el presidente del Perú. Pero, como todo hombre capaz de asumir sus responsabilidades en el momento indicado, tomó esa tarea con mucha seriedad.

El 25 de noviembre de 2000, el presidente Valentín Paniagua hizo el juramento al gabinete ministerial en su gobierno de transición. El embajador Javier Pérez de Cuéllar juró como ministro de RR.EE. (Foto: GEC Archivo Histórico)
El 25 de noviembre de 2000, el presidente Valentín Paniagua hizo el juramento al gabinete ministerial en su gobierno de transición. El embajador Javier Pérez de Cuéllar juró como ministro de RR.EE. (Foto: GEC Archivo Histórico)

EL DÍA MÁS IMPORTANTE DE SU VIDA

Paniagua recibió la banda presidencial y se la puso a la 1.23 de la tarde de ese 22 de noviembre de 2000. Empezó su discurso con esta idea: “Nace hoy un nuevo tiempo. Se cierra una etapa y se abre otra en la historia del Perú. Un sentimiento de fe anima los espíritus de la Nación y una ilusión, acaso excesiva, sacude a todos los peruanos”.

Así se estaba convirtiendo en el presidente de la República número 47, en medio de aplausos y gritos por la democracia. Entre los asistentes estaban los ex presidentes Fernando Belaunde Terry y Francisco Morales Bermúdez.

MIRA: Tribunal Constitucional publicó sentencia que declara improcedente la demanda competencial

Lo que ocurrió durante ese periodo de ocho meses de su “Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional”, como gustaba decir (los mismos meses que tiene en su camino hoy Francisco Sagasti) ya es parte de la historia peruana.

En el último día de su gobierno, el 28 de julio de 2001, el presidente Paniagua dijo en un discurso, a modo de despedida: “Declaro haber cumplido y hecho cumplir la Constitución y la ley y que me he esforzado en todos los instantes de mi gestión por ser digno del encargo de presidente del Congreso, primero; y de presidente de la República, después” (…). “Me voy con muchísima alegría y optimismo, porque creo que culmina una etapa en la vida política del país, que se abre una nueva época, un nuevo tiempo (…).”

Como maestro de jóvenes universitarios a los que no podía fallar, Valentín Paniagua tuvo una doble responsabilidad: ser eficiente en su labor como primer mandatario y ser honesto y leal a la Constitución y al pueblo peruano. Consiguió las dos cosas.

VIDEO RECOMENDADO

Francisco Sagasti es reconocido como jefe supremo de las FF.AA. y la PNP
Francisco Sagasti es reconocido como jefe supremo de las FF.AA. y la PNP