Ollanta Humala enfrenta su peor crisis política desde que asumió el poder. (USI)
Ollanta Humala enfrenta su peor crisis política desde que asumió el poder. (USI)

En la oposición consideran que las al Ministerio del Interior y son un paliativo con el que el presidente Ollanta Humala busca apagar la crisis política que desató en el Gobierno la , otrora operador de Vladimiro Montesinos.

"No es suficiente el relevo de Pedraza y Villafuerte. Humala debe salir y aclarar esto", refirió el legislador aprista Javier Velásquez Quesquén, en alusión a los supuestos vínculos entre Palacio y el montesinismo, que hasta ahora siguen flotando en el ambiente tras el escándalo López Meneses.

Agregó que este es el momento para que el premier César Villanueva demuestre que tiene peso propio en el Ejecutivo para enfrentar esta crisis como vocero del Gobierno.

Por último, sostuvo que en medio de este escándalo el que está pasando desapercibido es el ministro de Defensa, Pedro Cateriano, pese a que su sector es parte central de todo este entuerto. "El que debe irse a su casa también es el ministro Cateriano", anotó.

En la misma línea se pronunció el legislador fujimorista Julio Gagó, vocero de Fuerza Popular, quien dijo que, más allá de relevos o dimisiones, aún hay mucho que investigar en el caso López Meneses. "El país está en una gran crisis y no sabemos las dimensiones", anotó, tras coincidir con Velásquez en el sentido de que el ministro Cateriano también debe asumir su responsabilidad política en este escándalo y dejar su cargo.

En tanto, el legislador oficialista Daniel Abugattás admitió que este caso ha desatado una crisis política en el Gobierno, que incluye un enfrentamiento entre las fuerzas armadas y policiales. "Eso implicaría situaciones por lo demás complejas alrededor de una corruptela vinculada al montesinismo", dijo en RPP Noticias.

El exministro de Defensa Antero Florez Araoz coincidió con Velásquez en el sentido de que al margen de las salidas de Pedraza y Villafuerte, el Gobierno debe aclarar el fondo del asunto, es decir, la protección oficial a un personaje de la red mafiosa de Montesinos, quien (DINI) según testimonios que recogió Perú21, en tres áreas: operaciones psicosociales, seguimiento de inteligencia a objetivos políticos y la aplicación de tecnología en casos específicos.

En tanto, el legislador Carlos Bruce sostuvo que la permanencia de Villafuerte ponía en una situación vulnerable al premier, quien el próximo lunes se presentará ante el Congreso para pedir un voto de confianza a su gabinete.

Asimismo, sugirió que una de las condiciones de Villanueva para mantenerse en el cargo habría sido la renuncia de Villafuerte. "No tengo duda que al interior del Gobierno debe haber habido un proceso de negociación, donde el primer ministro debe haber puesto algunas condiciones para continuar en el cargo", sostuvo.