No puede con su genio. A Toledo todavía le duele la derrota electoral. (USI)
No puede con su genio. A Toledo todavía le duele la derrota electoral. (USI)

El expresidente ahora se cree el 'Chapulín colorado'. Más de un año después de su estrepitoso fracaso electoral, el líder de Perú Posible aún no asimila ese trago amargo.

Anoche, volvió a arremeter contra su otrora ministro Pedro Pablo Kuczysnki, y dio a entender que este siempre quiso ayudar –junto a Alan García– a que Keiko Fujimori gane la elección porque –según dijo– tenía un acuerdo con la hija de Alberto Fujimori para ser su jefe de gabinete.

"Tenían todo arreglado porque le llevaban ocho puntos a Ollanta faltando siete días. Venían gobernando (Keiko y Alan). Alan García no hubiera podido gobernar sin el apoyo del fujimorismo en el Congreso. Entonces, llegó (PPK) y me sacó. Pero no contó con mi astucia", señaló en el programa No culpes a la noche.

Ante la alusión a la popular frase del personaje de Chespirito, su interlocutora le preguntó si él era entonces el 'Chapulín Colorado' del actual presidente. "No de Ollanta, de la Gobernabilidad del país, porque yo no quería regresar a los años oscuros", replicó.

Toledo insistió en que PPK "lo traicionó", a pesar de que le había garantizado dos años el cargo de jefe de gabinete. "Kuczynski tiene un problema senil porque miente. Vino dos veces a mi casa. Él quería que yo le garantice dos años de primer ministro y le dije que no había ningún problema. Él nunca me ofreció ir juntos. Él me tiene varias deudas como el Lote 57", añadió.

En otro momento, al ser consultado sobre el almuerzo entre Kuczynski y García, realizado hace unos días, Toledo dijo que "no va a almuerzos con los poderosos". "No me han invitado. Yo soy de Cabana, yo no soy polaco ni francés", refirió.