Integrantes de la Central Única de Rondas Campesinas de interceptaron y secuestraron a un expolicía cuando este se retiraba de escuchar misa el pasado domingo en el distrito de Sapalache, en Piura.

La familia de Manuel Francisco Julca Campos denuncia que de no tomar sus medicinas en las próximas horas, podría sufrir un coma diabético. “Mi papá tiene glucosa alta, está deshidratado”, señaló preocupada la hija del policía, que no tiene ni un mes de haber dejado su puesto en la comisaría de la localidad.

En conversación con Perú21, Karen Julca, su padre no está recibiendo sus medicamentos e incluso ha sido azotado con látigos, además de ser despojado de sus pertenencias. Los ronderos también lo han obligado a caminar descalzo por las calles.

Manuel Francisco Julca Campos trabaja como seguridad de la Minera Río Blanco y al parecer esta intervención ciudadana habría sido en contra de esta empresa. A través de un comunicado, exigieron la liberación de su empleado, rechazando todo acto de violencia.



TAGS RELACIONADOS