notitle
notitle

Mercedes Aráoz,Al.Mercadomaraoz@peru21.com

En las últimas semanas hemos visto un retroceso en el precio de los principales minerales–y también de las exportaciones locales– que responde a razones especulativas por la coyuntura europea (la posible venta de reservas de oro de Chipre) y al aletargamiento de la economía china y otros países emergentes. Sin embargo, también hay razones internas en el Perú, entre ellas la reducción de la inversión en infraestructura productiva y la demora de proyectos de inversión privada. En particular, muchos de los proyectos mineros que no se han iniciado eran marginales, es decir, su factibilidad estaba sujeta a un precio alto del recurso, pues son minas de baja ley, por lo que la oportunidad de inversión se perdería con la tendencia actual. Una mayor y mejor distribución de los beneficios que hemos venido logrando a través del crecimiento económico, requiere, sin duda, que se siga apoyando y promoviendo la inversión en actividades productivas y en infraestructura. Las señales inciertas alejan al inversionista y con ello el empleo para la población.