A PASO DE TORTUGA. Pocos obreros trabajan en la instalación de la estructura metálica. (Mario Zapata)
A PASO DE TORTUGA. Pocos obreros trabajan en la instalación de la estructura metálica. (Mario Zapata)

El cierre del colapsado puente de la Av. Universitaria sigue causando malestar en los vecinos de San Martín de Porres, que sufren a diario un gran caos vehicular y robos al paso.

Pese a que la Alcaldía de Lima aseguró que en la tercera semana de mayo estaría lista una estructura provisional en esa zona, la que facilitaría el tránsito vehicular y peatonal, esta obra avanza lentamente.

Durante un recorrido por el lugar, Perú21 comprobó que son pocos los obreros que vienen laborando en la instalación del puente Bailey.

Un trabajador informó que, si bien se ha concluido con la limpieza del cauce del río Rímac, la demora se debería a que la estructura derruida no soporta al nuevo puente metálico y, por eso, la están reforzando. Intentamos comunicarnos con funcionarios de Emape, pero se nos informó que hoy darían una conferencia de prensa sobre este tema.

ROBOS Y CONGESTIÓNMientras tanto, los moradores se quejan por los constantes arrebatos de carteras y atracos al paso que ocurren en las avenidas Universitaria, Perú y Morales Duárez.

"Dado que la gente tiene que caminar, los delincuentes roban todas las noches con armas blancas. Pedimos a la alcaldesa Susana Villarán que ponga más iluminación y serenos", dijo una afectada.

En dichas arterias también se registran enormes atolladeros vehiculares, especialmente en horas punta. Ingresar o salir de San Martín de Porres puede tomar hasta una hora, lo que antes se hacía en 20 minutos.

DATOS

- Javier Sota Nadal, exministro de Educación, reemplazó a Álvaro Espinoza en la presidencia de Emape.

- Freddy Ternero, alcalde de San Martín de Porres, pidió celeridad en las obras.