Pedro Castillo en Trujillo (Foto: Randy Reyes)
Pedro Castillo en Trujillo (Foto: Randy Reyes)

Es lamentable ver la desesperación del Gobierno para tratar de evadir sus responsabilidades que lo involucran directamente en actos de corrupción y no tiene mejor argumento que utilizar la entelequia del pueblo y llamar “zánganos políticos tradicionales” a los que denunciamos sus chanchullos.

El ataque fue directamente contra la prensa y las encuestas, que, por cierto, esta semana muestran que su nivel desaprobación ya está en el 75%, según Datum; exacerbando a la platea, en este caso a los beneficiarios de programas sociales de Ayacucho, que tienen que asistir –por obligación– ante la condicionante de perder beneficios sociales como “Juntos”, si no participan de estas actividades proselitistas.

Castillo trata de responsabilizar al mensajero del desastre de su Gobierno y de los escándalos de corrupción, que involucran ahora hasta a su propia familia, al extremo que no se tiene información del paradero de la cuñada, que estuvo gestionando favores para sus allegados. Imagínese supuestas empresas ganando millones en licitaciones, apareciendo de pantalla humildes juguerías como razón social.

MIRA: [Opinión] Richard Arce: Un puñal a la SUNEDU

Zamir Villaverde ya está en libertad, con la evidencia de haberse acogido a la colaboración eficaz, por lo que se va a corroborar la información de sus delaciones. Pero que quede claro, que este sujeto, con antecedentes de robo a mano armada, no es ningún adalid de la justicia, al contrario, es un delincuente que hasta hace unos meses se repartía el Estado con Pacheco y Silva; ahora está tratando de reducir su condena, delatando a sus cómplices que incluyen al propio presidente.

Con la apertura de las investigaciones fiscales por el caso de los ascensos irregulares de altos oficiales de la Policía y las Fuerzas Armadas, el tráfico de influencias en la Sunat y el direccionamiento en la compra de biodiésel en Petroperú, la situación legal del presidente se complica. Así que habría que preguntarse quién es el zángano o, mejor dicho, el hematófago.

VIDEO RECOMENDADO

Yván Montoya e Iván Meini hablan sobre investigación de la Fiscalía a Pedro Castillo