“El desarrollo de la ciudadanía pasa por comprender nuestra historia, conocer nuestra realidad actual y ser partícipes activos en la construcción de nuestro país”. (Foto: Renzo Salazar/ GEC)
“El desarrollo de la ciudadanía pasa por comprender nuestra historia, conocer nuestra realidad actual y ser partícipes activos en la construcción de nuestro país”. (Foto: Renzo Salazar/ GEC)

Los periodos de crisis pueden ser oportunidades de crecimiento que nos dejan lecciones y aprendizajes que nos pueden durar toda la vida. Además, sabemos que las familias son un agente importante para el desarrollo de nuestros hijos e hijas, es por ello que es necesario que esta situación por la que pasa nuestro país debe ser conversada y analizada en cada uno de nuestros hogares.

¿Qué saben nuestros hijos e hijas de esta situación? ¿Qué estamos conversando con ellos de la toma de carreteras, de las declaraciones de la presidenta o simplemente los mantenemos alejados de esta situación para que no los afecte?

Hay mucho que aprender de la coyuntura actual y que muchos docentes agradecerían que tuviéramos conversaciones sobre este tema, principalmente con los adolescentes y jóvenes. El desarrollo de la ciudadanía pasa por comprender nuestra historia, conocer nuestra realidad actual y ser partícipes activos en la construcción de nuestro país.

No se trata de adoctrinarlos sobre cierta postura, se trata de desarrollar su pensamiento crítico frente a esta situación, a que aprendan a buscar y proponer alternativas de solución por medio del diálogo, poniendo nuestras ideas y las ideas de los demás en debate, siempre con mucho respeto. Ayudarlos a ser conscientes de que no vivimos aislados, ni como individuos ni como familia, que vivimos en sociedad y por ende lo que nos pasa como país nos impacta; así como, nosotros también podemos impactar en ella.

Además, estamos saliendo de una crisis sanitaria, donde nuestra niñez y juventud ha sufrido un fuerte impacto principalmente en el desarrollo socioemocional y ahora tenemos la responsabilidad de trabajar con ellos para afrontar una situación de crisis política que puede seguir causando en ellos desesperanza, temor o ansiedad.

TAGS RELACIONADOS