(Foto: Archivo GEC)
(Foto: Archivo GEC)

¡Qué novedad! Todos lo sabemos, porque pagamos a los corruptos que nos roban. Lo dijo Lord Acton y conviene citarlo más. “No puedo aceptar… que no debemos juzgar al Papa o al rey como al resto de los hombres con la presunción favorable de que no hicieron ningún mal. Si hay alguna presunción, es contra los ostentadores del poder… La responsabilidad histórica (exige) la búsqueda de la responsabilidad legal. Todo poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente (…) más aún cuando sanciona la tendencia o la certeza de la corrupción con la autoridad (…). No hay peor herejía que (…) el oficio santifique a quien lo posee (…) punto en que la negación del catolicismo y del liberalismo se encuentran (…) gran fiesta, y el fin aprende a justificar los medios”.

Lord Acton era hombre culto, ferviente católico, decidido promotor del liberalismo, respetado historiador y rico. Criticó los abusos de la Iglesia en la historia y defendió los derechos de todos a la libertad y a ser gobernados con corrección y sin dogmatismos. Pero eso fue en Inglaterra, siglo XIX.

Acá es muy diferente. El poder no corrompe inocentes. Avanzan los corruptos capturando todo el poder; ya tienen muchísimo. Creo que el 90% de quienes buscan poder político ya son corruptos. Usted puede, ciudadano lector, diferir del porcentaje, pero sabe que son gran mayoría. Y hay más. No son ahora solo pretensiones individuales, sino esfuerzos de colectivos de toda laya, sin motivaciones ideológicas identificables, pero con propósito común: despojar de cuanto dinero puedan al pueblo peruano y someterlo a la ignorancia, pobreza, inseguridad y desesperanza que les facilita secuestrar nuestros derechos.

MIRA: [Opinión] Hugo Palma: ¡Peores, unidos, jamás serán vencidos!

Estos propósitos se comparten por los extremos políticos. A quienes se pretenden “de izquierda” les va bastante mejor. Los Castro, Morales, Kirchner, Correa, Lula, Chávez, Maduro, Ortega y López Obrador parecen haber “colocado sus poltronas en el sentido de la historia”, como dijo Camus. Y en el otro tampoco se ve ideología, propósitos ni principios. Son grupos de intereses variopintos convencidos de que todo se puede arreglar dialogando bajo la mesa.

Esto exige retener unos conceptos de Lord Acton. La presunción de inocencia no tiene cabida en política cuando vivimos décadas gobernados por corruptos. “La historia me juzgará” es un pésimo cuento chino-cubano. Fidel murió de viejo y los cubanos siguen con hambre. La responsabilidad debe exigirse ahora y ser penal. “La negación del catolicismo y del liberalismo” es propia de cómplices que las disfrutan y usan cualquier medio para sus siniestros fines.

En el Estado no hay cargo que santifique ni dignifique. Solo hay personas dignas e indignas, y estas hacen muchísimo daño al pueblo, a las instituciones y al nombre del Perú. Sugerencias al ciudadano. A los candidatos a lo que sea: a) No les crean nada; b) ¿Presentó declaración de impuestos? c) ¿Hoja de Sunarp? ¿Infocorp? ¿Denuncias, investigaciones, procesos y sentencias? ¿Ocupó cargo público? ¿Cómo acabó? Y si fueran elegidos, vigílelos, no les crea y cuide su dinero. Añada sus sugerencias.

VIDEO RECOMENDADO

Aníbal Torres presenta su renuncia a Pedro Castillo como Presidente del Consejo de Ministros
Aníbal Torres presenta su renuncia a Pedro Castillo como Presidente del Consejo de Ministros Antes de esta decisión el presidente se reunió con asesores y congresistas. Además, el análisis con el congresista Roberto Chiabra. También, Anguía se benefició con obras por 29 millones. Y, concluye en Turquía la inspección del primer buque con grano ucraniano.