Foto: Martín Pauca.
Foto: Martín Pauca.

Redacción PERÚ21

redaccionp21@peru21.pe

Carlos Tapia,Analista políticoAutor: Ricardo Monzón K.rmonzon@peru21.com

El 15 de abril pasado, el Parlamento aprobó una ley que faculta a las Fuerzas Armadas a realizar interdicciones en el VRAEM, tarea hasta ahora de exclusividad de la Policía Nacional. Carlos Tapia, en este escenario, avizora más riesgos que aciertos si se aplica esta norma, pues considera que hay un desconocimiento de los militares para llevar a cabo esta nueva labor.

¿Los militares deben estar facultados para luchar contra el narcotráfico?No, esa es una tarea de la Policía, que tiene organismos especializados para tomar presos, a diferencia de las Fuerzas Armadas, que toman prisioneros, que son los que se han rendido y a quienes se les ha disparado. La Fuerza Armada es una fuerza acuartelada y los soldados viven en el interior del cuartel, o sea no se sociabilizan con la población. Es una organización para aniquilar, para eso estudian.

Y el trato que tiene la FF.AA. con la población es distinto que el de la Policía…Este es un trabajo de inteligencia, tienen que esconderse, infiltrarse entre ellos. Eso es lo que hace la Dirandro, algo en lo que las Fuerzas Armadas no están acostumbrados, están capacitados para guerrear, para saber cómo eliminar al enemigo.

¿Cuán peligroso es darle esta capacidad a las Fuerzas Armadas cuando tienen, según me dice, desconocimiento de las funciones?Me acuerdo que Ollanta Humala, cuando era candidato a la presidencia, me decía que a un teniente tú le pones un kilo de cocaína en polvo y un kilo de harina en polvo y el teniente, que es del arma de artillería, no tiene ningún elemento diferenciador. En cambio, el de la Dirandro sí sabe; hay una serie de hechos profesionales que los diferencia.

También hay experiencias negativas, por ejemplo en los años 90…Como cuando el general Arciniega toma el frente del Huallaga y se produce una corrupción muy grande en la Fuerza Armada. Tal es así que en la Comisión de la Verdad, cuando pusimos el mapa de las bases militares y encima pusimos el mapa de las pistas clandestinas, casi coincidían.

¿Los militares no saben luchar contra el narcotráfico?Entres los años 90 y 92, era la gran corrupción. 'Vaticano' era el que le pagaba a los militares y al SIN. Lo que pasa es que los militares no tienen ese manejo de relación con los delincuentes, y puede quebrarse su moral.

¿Hay ese riesgo ahora?No sé, pero en los 90 se pagó un gran costo para la institución del Ejército. No digo que haya más gente deshonesta en el Ejército, pero no tiene la gente que tiene la Policía. Hay una experiencia pasada y es negativa.

¿Pero de alguna manera se puede capacitar a los militares para esa labor?Estudiando los cinco años que estudian los policías, o los dos años en que se capacita el personal subalterno de la Dirandro.

¿Hay mucha desconfianza hacia los militares?No solo hacia los militares, también los jueces. En Madre de Dios han sido coimeados por los mineros ilegales. Ahí se requiere otro tipo de formación, porque si a un soldado que gana S/. 360 de propina le dices: te doy 50 mil dólares, ¿qué pasa?, es obvio.

¿Cómo luchar contra eso?Es una tarea muy compleja. El órgano rector de la lucha contra el narcotráfico es DEVIDA, que es un organismo civil, entonces esto es una función de civiles. Es un problema de salud pública, de organización de una matriz económica alternativa a la hoja de coca, etcétera…

¿Pero para combatir con mayor firmeza el narcotráfico no ayudaría la participación de los militares?Es que no es cierto que el más duro resuelve el problema. Aquí hay varios ángulos. En el VRAEM se exportan 260 toneladas de cocaína al año, se siembra entre 20 mil o 25 mil hectáreas, y cada productor tiene media hectárea, estamos hablando de 50 mil familias, el Ejército empezará a luchar contra los intereses de ellas.

Carlos Tubino dice que se ha dado mucha ventaja al narcotráfico…Eso no es cierto, porque en el frente policial del Huallaga dieron duros golpes al narcotráfico y capturaron al camarada 'Artemio'.

Entonces usted está de acuerdo con el ministro Cateriano y el presidente Humala, que dicen que hay irresponsabilidad de los congresistas al aprobar esta norma…Son unos irresponsables, porque ni si quiera han abierto un debate importante. Hay una falta de calificación democrática en el Congreso.

Entonces el Ejecutivo también no fue irresponsable porque la norma ya la revisó en el año 2012 y las observaciones que hizo han sido incorporadas.¿En este país cómo cree que funciona el Ejecutivo, el Congreso?, ¿cree usted que estamos en Suiza? En el Ejecutivo no creían que la iban a aprobar, le restaron importancia y la dejaron pasar. Igual en el Congreso, ¿acaso hubo un debate?, ¿hubo alianzas para lograr el Sí o el No? Nada.

AUTOFICHA

- Carlos Tapia es ingeniero agrónomo. Ha sido diputado en el periodo 85-90, y miembro de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, creada en el 2001.

- "Parece que la clase política quisiera dar muestras de dureza y firmeza, sobre todo por las encuestas que revelan la gran inseguridad".

- Tapia considera que esta norma espanta a los inversionistas. Cree que la incursión militar en la lucha contra las drogas, en términos políticos, es "una gran torpeza".