notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directordirector@peru21.com

Veamos. Hace una semana –cuando empezó la censura para publicarlas– las encuestas le daban al SÍ más de 8 puntos de ventaja. Mientras que ayer la revocatoria habría sido rechazada por un margen que sería un tanto ajustado. Por lo que en solo seis días cambió de opinión una porción significativa de la población. Otra sorpresa de nuestro impredecible electorado.

Por otro lado, esperemos que Villarán no desperdicie esta nueva oportunidad que los limeños le están dando. La revocatoria ya tuvo un impacto beneficioso al lograr que una administración que estaba paralizada reaccionara. Empezando finalmente a gestionar, entregando concesiones y tomando decisiones. Lo cual esperamos que siga siendo la manera como continúen actuando; con ello la ciudad habría ganado.

Pero si ahora, que el peligro ha pasado, regresan a la ineficiencia anterior, entonces el pueblo de Lima habría sido engañado. No debe la alcaldesa olvidar que 3 millones de limeños la han rechazado; el que se haya salvado de ser despedida del cargo no debería interpretarlo como un espaldarazo. Más aún, debería materializar en el acto el gobierno de ancha base que ha prometido invitando a la oposición a una coalición con una agenda para los próximos dos años.

En realidad, al igual que el electorado, los políticos también sorprenden con sus cambios. El PPC, que recientemente pidió la vacancia de Villarán, da un vuelco y le brinda un apoyo total más allá de una defensa de la institucionalidad. Incluso, al final, daba la impresión de que era Lourdes Flores la que estaba siendo revocada. En todo caso esperamos que con esa nueva alianza que se ha forjado, los limeños sean realmente los beneficiados.