“Las evaluaciones nos deben servir para entender qué funciona y que no funciona de nuestras políticas públicas y hasta ahora como estado peruano estamos ‘jalados’”.
“Las evaluaciones nos deben servir para entender qué funciona y que no funciona de nuestras políticas públicas y hasta ahora como estado peruano estamos ‘jalados’”.

El Ministerio de Educación ha retomado sus evaluaciones nacionales para medir el aprendizaje que logran los estudiantes a nivel nacional. En el 2022, la evaluación volvió a ser muestral, en diferentes grados: segundo, cuarto y sexto de primaria y segundo de secundaria, y en diferentes áreas del currículo: lectura, matemática, ciencia y tecnología, así como también en algunas habilidades socioemocionales.

En general, podríamos mencionar que los resultados muestran las mismas tendencias que en otros años. Manteniendo diferencias que desfavorecen la educación en las escuelas rurales versus las urbanas, las públicas versus las privadas y los niveles socioeconómicos más bajos que los altos.

Si tomamos como referencia sexto grado, el último grado de la primaria, a nivel nacional solo el 15% de estudiantes logran los aprendizajes esperados de matemática y el 25% en lectura. Estos resultados son alarmantes para un país con aspiraciones de salir del subdesarrollo, pues no podremos lograrlo si mantenemos estos resultados. Sabiendo, además, que las investigaciones muestran que un gran predictor del fracaso escolar son sus resultados de años anteriores.

¿Qué pasará entonces con nuestros niños, niñas y adolescentes que no logran los aprendizajes esperados, el 85% en matemática y 75% en comunicación, al terminar la primaria? ¿Están condenados a salir del sistema educativo peruano sin estar listos para afrontar estudios superiores o para realizar un trabajo de manera eficiente?

Las evaluaciones nos deben servir para entender qué funciona y que no funciona de nuestras políticas públicas y hasta ahora como estado peruano estamos ‘jalados’, necesitamos dar un salto cualitativo en la mejora de los aprendizajes, algunas fórmulas existen: formación de los maestros, mejor infraestructura física y digital, implementación de planes individualizados de mejora de los aprendizajes, mejorar la gestión del sistema educativo, entre otros. Tenemos que empezar hoy, mañana será muy tarde para millones de estudiantes que año tras año reciben una educación de mala calidad que no los conduce a desarrollar su máximo potencial.


TAGS RELACIONADOS