"Tu información está disponible. Netflix recoge tus gustos por tipos de serie y su duración. Te sugiere películas con el porcentaje de coincidencia de tus preferencias porque analiza lo que ves. Waze sabe dónde vives, dónde trabajas y te dice el camino para llegar más rápido". (Foto: Andrew Gombert/EFE)
"Tu información está disponible. Netflix recoge tus gustos por tipos de serie y su duración. Te sugiere películas con el porcentaje de coincidencia de tus preferencias porque analiza lo que ves. Waze sabe dónde vives, dónde trabajas y te dice el camino para llegar más rápido". (Foto: Andrew Gombert/EFE)

“Se más de ti que tú mismo. Es más, sé mejor que tú, lo que prefieres o te conviene y me tomo menos tiempo en evaluarlo por todos los datos que me das. No me juzgues, habrá quienes digan que te voy a manipular, solo deseo servirte y hacer tu vida mejor”, nos dirá a cualquiera de nosotros alguna aplicación que combine big data, artificial intelligence (AI), analytics, internet of things (IoT).

Tu información está disponible. Netflix recoge tus gustos por tipos de serie y su duración. Te sugiere películas con el porcentaje de coincidencia de tus preferencias porque analiza lo que ves. Waze sabe dónde vives, dónde trabajas y te dice el camino para llegar más rápido. Spotify conoce lo que te gusta oír y prepara “playlists” según tu perfil. En Facebook pones “likes” y esta sabe a qué. Amazon sabe qué compras, así como lo saben las tarjetas de lealtad a las que te afilias, por lo que conoce tus gustos.

Tus análisis de laboratorio viajan por Internet. O sea, que tu historia médica y de salud están digitalizadas. Tu pasaporte biométrico registra en los sistemas de Migraciones las fechas y lugares del extranjero que visitaste. Si usas un smartwatch, reportas a sus sistemas tus actividades físicas, deportes que practicas, pulsaciones y horas de sueño.

Cuando toda esta información se combine con la AI, los sistemas podrán decidir por nosotros. Nos dirán a qué hora salir, adónde ir, qué comprar, qué ver y oír, con quién tener amistad, qué profesión escoger. Quizás sea una gran ventaja cuando nos señalen por qué candidato votar, sin equivocarnos. ¿Suena irreal?, las aplicaciones actuales de “matchmaking” entre parejas tienen menos incidencias de divorcios que los matrimonios clásicos.

Esto es tecnología y no la juzgo bien o mal, ni a la legislación de protección de datos. Eso vendrá, como siempre, después. Primero se crea la solución, luego la regulación.

TAGS RELACIONADOS