TESTIGO Y VÍCTIMA DEL ATAQUE. Pascual Cusilayme rindió su manifestación en la Dirincri. (Shirley Ávila/USI)
TESTIGO Y VÍCTIMA DEL ATAQUE. Pascual Cusilayme rindió su manifestación en la Dirincri. (Shirley Ávila/USI)

Una nueva hipótesis baraja la Policía respecto al atraco en la notaría Paino, en Surquillo, donde un empresario fue asesinado de un balazo en la cabeza y un comerciante resultó herido. Si bien los investigadores no descartan que se haya tratado de un asalto perpetrado por 'marcas', las contradicciones entre los testigos del ataque también hacen presumir a los detectives sobre un posible crimen de sicarios.

Como se sabe, la víctima mortal de este hecho, ocurrido a pocos metros de dos complejos policiales, fue el hombre de negocios Félix Gonzales Victorio (66), quien iba a vender una propiedad valorizada en US$2 millones 700 mil.

La mañana de ayer, su hermano José Gonzales Victorio, testigo presencial del homicidio, acudió a rendir su manifestación a la Dirincri. "Apenas llegó el comprador, ingresaron los asaltantes y le dispararon a mi hermano en la nariz, a pesar de que él no tenía el dinero. Los que están detrás de esto son sicarios", afirmó a su salida de la sede policial.

Su versión se contradice con la de Pascual Cusilayme Yanqui (51), quien recibió un balazo en la pierna derecha. Él sostiene que, 10 minutos después de que llegó a la notaría, se produjo el ataque de los malhechores.

Además, José Gonzales dijo a la Policía que el notario les había recomendado el cheque de gerencia, pero Cusilayme asegura que le indicaron que llevara dinero en efectivo.

¿NO RETIRAR DINERO?Tras este lamentable hecho –que refleja la grave inseguridad ciudadana en la capital–, el presidente Ollanta Humala señaló: "Los bancos deben hacer pedagogía para evitar que la gente realice transacciones fuertes con dinero en la mano". Le recomendó a la ciudadanía que no efectúe retiros de dinero en efectivo.

SABÍA QUE

- Según el herido, efectuó hasta tres retiros de diferentes agencias bancarias. Señaló que estuvo acompañado de su hijo y que en todo momento se movilizó en un taxi.

- El dinero que tenía el comprador estaba destinado al pago de la alcabala para la adquisición de la propiedad en la que iban a abrir un centro comercial. Los S/.280 mil les pertenecían a 6 socios. Actualmente, el local funciona como playa de estacionamiento.