Fuente: Datum Internacional.
Fuente: Datum Internacional.

Redacción PERÚ21

redaccionp21@peru21.pe

La estrategia de responder siempre con una sonrisa forzada cuando le hacen algún cuestionamiento a su gestión ya no le está funcionando al presidente Ollanta Humala. El creciente problema de la inseguridad ciudadana en el país ha comenzado a mellar su popularidad que, en un solo mes, cayó seis puntos –el segundo bajón más importante desde que sucedieron los hechos violentos en Conga–, según el último sondeo de Datum Internacional.

Después del asesinato de un reportero gráfico, del asalto en la notaría Paino, donde falleció un ciudadano, y de la anodina actuación del director general de la Policía, Raúl Salazar –quien le mintió a la población cuando dijo que había habido persecución a los delincuentes–, el rechazo a la labor que desempeña el jefe de Estado subió de 36% a 42% y la popularidad bajó de 57% a 51%.

Las razones saltan a la vista. El 82% de la población se siente inseguro en su ciudad, el 80% no cree que la Policía lo protege y el 73% piensa que el presidente de la República no está cumpliendo su promesa de acabar con el problema de la inseguridad.

Al margen de estos temas, la población rechaza (83%) que el presidente haya utilizado el término "panzón" –con el que se refirió tácitamente a su antecesor Alan García– y considera un error (66%) que haya viajado a la Antártida con su familia.