(David Véxelman)
(David Véxelman)

Carmen Omonte, Congresista de Perú PosibleCarlos Castilloccastillo@peru21.com

La continuidad de la alianza entre el nacionalismo y Perú Posible está en observación. La exvocera de la 'chakana', Carmen Omonte, pone condiciones al oficialismo si quiere seguir contando con el apoyo del partido de Alejandro Toledo.

¿Le preocupa a Perú Posible esta sensación de viraje del presidente Ollanta Humala hacia su proyecto original de 'La Gran Transformación'?Cuando Perú Posible decidió apoyar, después de la primera vuelta, frontalmente la candidatura de Ollanta Humala, lo hizo luego de largas discusiones. Había voces que pedían mantenernos al margen y no comprometernos con un gobierno que no iba a estar en nuestra línea. Pero, al poner en la balanza las dos opciones y la bandera que siempre había enarbolado el partido, se decidió que lo correcto era apoyar a Humala siempre y cuando se comprometiera a seguir la Hoja de Ruta. No solo fue Perú Posible, también muchos rostros como el de Mario Vargas Llosa. Pero ahora tenemos dudas que bien podría el presidente Humala salir a aclarar por la tranquilidad de todos los peruanos.

¿El hecho de que el presidente no salga a aclarar este temido viraje alimenta las dudas?Por supuesto. El presidente Humala se ha malacostumbrado a que sus silencios no afecten su popularidad. Al margen de las encuestas, debería primar para él, y para cualquier político, la obligación de ser transparentes.

¿Cuando Perú Posible decidió apoyar, en 2011, a Humala, estaban convencidos de que las ideas chavistas habían quedado en el pasado?Esperemos que esas ideas hayan quedado en el pasado y que el propio Humala entienda que el 70% del Perú rechazó su proyecto original y que por eso se dio la Hoja de Ruta.

¿Una Hoja de Ruta que no tiene ninguna relación con 'La Gran Transformación'?Así es. Ahora se han dado frases como que el camino de la gran transformación se logra a través de la hoja de ruta, pero estas podrían ser una poesía, una frase lírica, pero lo que cuenta aquí es el camino real, y ahí debe respetar el compromiso. ¿Quién no quiere un país inclusivo, con mejor educación, con calidad en salud, con disminución de la pobreza? Todos los partidos políticos buscamos eso. Lo que está en duda es la 'bota' y, en eso, (Humala) tiene que ser más transparente, responsable y cumplir los compromisos.

¿Perú Posible no apoyará al Gobierno si da ese giro hacia 'La Gran Transformación'?Debemos tener la certeza de que eso no pasará. En el gobierno de Toledo se respetaban los conceptos democráticos y la inversión, que es muy diferente a ingresar al rol empresarial cuando hay obligaciones pendientes.

En esa línea, ¿cómo toma la posibilidad de que el Gobierno compre Repsol?Personalmente, no estoy en contra de la actividad empresarial del Estado como en Europa, pero en este caso en particular, por lo que estamos viendo, no sería un buen negocio. Van a destinar recursos que se requieren para educación, para salud. Este tema amerita una evaluación transparente y técnica. Lo que crea más la incertidumbre son los diferentes discursos en el Gobierno. Si no fuera porque, el jueves, el ministro Castilla confirma que se evalúa esa posibilidad, los peruanos no tendríamos idea de lo que hace el Gobierno. Mire, el premier nos dice una cosa; la vicepresidenta Marisol Espinoza, otra, y ahora Castilla nos dice que sí se evalúa. Aparte está el hecho de que no se aclare que la primera dama no va a ser candidata de continuidad de este gobierno. Esto hace que todos tengamos, con justo derecho, la suspicacia de que cuanto mayor es el manejo de recursos, el populismo estará presente. El tema Nadine va a distorsionar muchas de las decisiones del Gobierno.

¿Le queda claro que están relacionados los dos temas: el de Repsol y el de la probable candidatura de Heredia?Mientras no se aclaren, sí. No solo el tema de Repsol, sino muchas otras decisiones que tome el Gobierno, van a ser vistas y distorsionadas no solo por la clase política, sino también por los medios de comunicación y por los ciudadanos.

¿Cree que esta indefinición está favoreciendo a alguien?Por supuesto que a Alan García. Cuando estaba en su momento más crítico, acorralado con el tema de los narcoindultos, cobra vigencia el tema Nadine y, ahora, el caso La Pampilla. El presidente Humala ha desplazado los narcoindultos a un segundo y tercer plano y, sin quererlo, le está haciendo un gran favor a Alan García.

¿Saldrá Toledo a pronunciarse sobre La Pampilla?Definitivamente va a salir, para fijar una posición no solo política, sino técnica.

¿Alejandro Toledo cree que puede ser el candidato de una alianza con el nacionalismo?Cuando Salomón Lerner lanzó una frase en esa línea, ahora ha dicho lo mismo de Alan García. Lo tomamos como una simpatía, pero nunca se ha hablado oficialmente de esa posibilidad. Personalmente, abrigo la esperanza de formar una gran alianza para 2016, como la Concertación chilena, no solo con sectores de izquierda, sino con otros de centro. Hay gente en el PPC que tiene la aspiración de formar alianzas.

¿El factor Nadine podría frustrar estas conversaciones?La indefinición está perturbando el mensaje del Gobierno, y cuánto más tiempo pase, va a entorpecer todo diálogo. Podemos tener muchas coincidencias en el aspecto social, pero cuando uno mira el populismo y percibe que detrás está el intento de una reelección del matrimonio, ya no lo califica positivamente.

¿Si anuncian la postulación de la primera dama, Perú Posible ya no apoyaría al Gobierno?En lo absoluto. Esperamos que pronto lo aclare porque no podemos estar en la incertidumbre, y el Gobierno se está haciendo un daño terrible porque sus decisiones comienzan a distorsionarse. No vamos a esperar a que anuncien. Fui la primera que advirtió de esta candidatura desde el año pasado, y me quedé un poco aislada. Creo que no se trata de temerle a la señora, sino de respetar las reglas de juego de la democracia. Hay dudas sobre el uso de recursos públicos, del canal del Estado, que tienen que ser transparentes.

¿Qué les dijo Alejandro Toledo para autorizar el viaje de Ollanta Humala a Venezuela?Estuve fuera del país cuando se solicitó el permiso del viaje, pero entiendo las razones de no querer debilitar la institución presidencial. Humala nos puso en una situación incómoda que pudo evitar y decidir que vaya Víctor Isla, Marisol Espinoza o el canciller. El presidente ha perdido la oportunidad de hacer historia, de haber sido la sede de Unasur en la que se fijen parámetros democráticos en la región.

¿La interpelación al canciller podría terminar en censura?Probablemente. Creo que el canciller pedirá una sesión reservada si es que hubiera una explicación geopolítica. Salvo que esos argumentos sean sólidos, creo que la censura podría darse.

¿La estación de preguntas podría evitar la interpelación?Esa es otra figura y no afectará las interpelaciones que ya están en marcha.

DATO

- Carmen Omonte señaló que la 'Ley Susana Higuchi' (que impide la candidatura de Heredia) tiene sentido y debe mantenerse al margen de su polémico origen.