Holgura y desconexión

“El nivel de desconexión de este Congreso para el olvido es tan grande que Mercedes Aráoz (...) se tiró a la piscina vacía al deslizar la necesidad de un aumento de sueldos a congresistas”.

Con 69 votos la lista integrada solo por legisladores de Fuerza Popular se impuso a la presentada por Víctor Andrés García Belaunde. (Renzo Salazar/Perú21)

Con 69 votos la lista integrada solo por legisladores de Fuerza Popular se impuso a la presentada por Víctor Andrés García Belaunde. (Renzo Salazar/Perú21)

Con 69 votos la lista integrada solo por legisladores de Fuerza Popular se impuso a la presentada por Víctor Andrés García Belaunde. (Renzo Salazar/Perú21)

Con 69 votos la lista integrada solo por legisladores de Fuerza Popular se impuso a la presentada por Víctor Andrés García Belaunde. (Renzo Salazar/Perú21)

Augusto Rey
Augusto Rey

Hasta hace un par de años, los congresistas peruanos tenían la obligación de rendir cuentas sobre todo lo gastado en su “semana de representación”. Estaban obligados a presentar boletas y facturas. El saldo que no usaban, lo devolvían. Pero en agosto de 2017, la Mesa Directiva de Galarreta, Mulder, Acuña y Mantilla acordó eliminar ese requisito a cambio de un informe de actividades. De taquito, también aumentó el bono de S/2,000 a S/2,800 (sobre lo que pagan IR). Ahora, los legisladores ya no tienen que rendir cuentas y si cobran el bono todos los meses, esto equivale a un aumento de sueldo anual de S/33,600. Por los 130 congresistas, son más de S/4 millones al año.

Con razón uno de los congresistas arrinconados con este asunto declaró que le venía bien el bono porque le daba cierta holgura. ¿Es razonable que lo cobre si no ha realizado gastos relacionados con su trabajo de representación? El colmo fue ‘Techito’ Bruce, quien parece estar sufriendo los estragos de estar demasiado tiempo cerca del poder. Declaró que a mucha honra no informa sobre sus actividades en la semana de representación y que, además, no tiene que dar explicaciones a la población. ¿Qué cosa?

El nivel de desconexión de este Congreso para el olvido es tan grande que Mercedes Aráoz, una política con roce y experiencia, se tiró a la piscina vacía al deslizar la necesidad de un aumento de sueldos a congresistas.

Esta situación ha sacado a varios legisladores al fresco. Pero también ha mostrado la ausencia de vocación de servicio y, ante la evidencia, de enmienda de este Congreso que está marcado por la improducción y el despilfarro. Esto, sin embargo, no debe manchar al puñado de buenos congresistas, en buena medida de la nueva camada, que han demostrado todo lo contrario con su trabajo y resultados.

Tags Relacionados:

Congreso

Mesa Directiva

Ir a portada