notitle
notitle

La gastronomía peruana permite que muchos alimentos que se producen en el país ganen posicionamiento en el exterior, como es el caso del frijol Castilla.

Este producto es requerido en el mercado internacional debido a su precio (en febrero se ubicó en US$0.99 el kilo) y a la calidad que posee.

José Manuel Hernández, gerente general de la consultora Asesores Técnicos, señala que una de las ventajas que tiene el Perú frente al resto de países es que la producción se da durante todo el año. Por lo tanto, puede proveer a otras naciones en cualquier momento.

"En muchas zonas del exterior tienen esta semilla, pero a veces, por problemas de clima, no la pueden cosechar. Ahí es donde entramos nosotros para abastecerlos", asegura.

VALOR AGREGADOEl experto manifiesta que hay dos maneras de enviar el frijol al exterior. En el primer caso se exporta por medio de sacos y, luego, se procesa en el país de destino.

El otro modo de exportarlo es a través de empaques de uno o dos kilos que, después, serán vendidos directamente al público en un supermercado o en grandes cadenas de alimentos.

"Todo depende de cuál es la presentación que exija el cliente en el mercado de destino", asegura.

CONSIDERACIÓNEl especialista agrario señala que, antes de enviarlo, es necesario aplicar un tratamiento que permita eliminar los insectos y los residuos.

"No van a ser aceptados si en el saco encuentran residuos de tierra o alguna piedrita. Hay que tener mucho cuidado con eso", indica Hernández.

Del mismo modo, recuerda que para poder exportar este producto es necesario contar con los certificados de sanidad correspondientes que entrega el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (www. senasa.gob.pe).