Si es que salió...

“Buenos cojones tuvieron para no arrugar ante la caviarada, que tilda hipócritamente de ‘fujimoristas’ a todos quienes moralizan a sus protegidos y así amparar a un tahúr”.

Congreso

Votaciones para la moción de vacancia presidencial.

Si es que salió... (USI)

Congreso

Aldo Mariátegui
Aldo Mariátegui

Después de esta salvada a un inmoral evidente como PPK, dejemos de ser tan hipócritas: entonces ya suelten a los Humala y dejen de perseguir a Toledo y juzgar a la Villarán. “País de desconcertadas gentes” (Piérola)…

Del oficialismo, Basombrío fue el único digno. Todos mis respetos por ese señor. Como por Vitocho, Sipán, Mulder y Arana. Buenos cojones tuvieron para no arrugar ante la caviarada, que tilda hipócritamente de “fujimoristas” a todos quienes moralizan a sus protegidos y así amparar a un tahúr. Son casi las 3 p.m. y fuentes muy bien informadas me refieren que Fujimori sería indultado antes de las 6 p.m., en pago a la salvada de cuello de PPK ya en el mismo patíbulo (por más que algunos quieran vender que “le salvó Borea o Cateriano o la reacción ciudadana” y pavadas de ese tipo). De darse esto, pues no es más que una especulación, no pararía de reírme por décadas de Cateriano, RMP, Borea, la Glave, Mohme, Lauer y todos esos socialconfusos y rojicaviares que defendieron a un tahúr inmoral contra su justa vacancia con el idiota argumento del “golpe institucional”, porque les agarraron de cojudos, de tontos útiles para liberar al ser que más odian: Alberto Fujimori, que, como bien anotó Mulder ayer, pasaría virtualmente a cogobernar con PPK, con sus once congresistas kenjistas y su asedio a su hija. ¡Mis “jua, jua, juas” se escucharían hasta la Luna! Pero esta liberación llegaría un poco tarde para PPK. La debió realizar hace un año, pero su miedo a la nefasta caviarona Marisol Pérez Tello le paralizó, como acaba de contar San Román. Veamos hoy qué pasó.

PD: Por este valiente diario y por su gente que tan bien me ha acogido, debo protestar por la impertinente nota escrita ayer por su Defensora. ¡Una inaceptable falta de sindéresis y respeto!

Ir a portada