lo último

Aldo Mariátegui: Cuidado con ser ‘pato rengo’ prematuro

“¿Qué tanto hizo Mohme como para tener ese honor? Mohme apoyó una dictadura, la velasquista, como el resto de sus correligionarios seoanistas de Acción Popular Socialista”.

Sala de conferencias 'Héroes de la Democracia'

Sala de conferencias 'Héroes de la Democracia' (Renzo Salazar/Perú21)

Sala de conferencias 'Héroes de la Democracia' (Renzo Salazar/Perú21)

Renzo Salazar/Perú21

Aldo Mariátegui
Aldo Mariátegui

Se le dice ‘pato rengo’ (lame duck) al presidente que ya no tiene casi poder o al que respetan muy poco por estar al final de su mandato. PPK tiene que ponerse las pilas, porque a este paso va a inaugurar la nueva figura de un ‘pato rengo’ a poco de un año de mandato. Menos nubes, más tierra.

- ¿Qué tanto lío con que le hayan cambiado el nombre de Gustavo Mohme a una sala del Congreso? ¿Qué tanto hizo Mohme como para tener ese honor? Mohme apoyó una dictadura, la velasquista, como el resto de sus correligionarios seoanistas de Acción Popular Socialista. Luego estuvo metido en Izquierda Unida, grupete que nos hubiera impuesto una dictadura castrista de haber llegado al poder, además de promover barbaridades como la estatización de la banca y mil rojeríos o absurdos que tanto daño le hicieron al Perú. Incluso, su diario La República confirmó en portada los túneles que se estaban haciendo para la operación “Chavín” cuando él era el propietario y director, un acto abominable. Esa sala recibió ese nombre básicamente por Henry Pease –otro burgués rojo igualito a Mohme– y los toledistas. Y el resto de congresistas les apoyaron entonces para adular a La República, en aquel tiempo un medio muchísimo más poderoso que ahora (anda agonizando por los 16 mil ejemplares diarios vendidos y subsiste me imagino por Canal 4, adonde entraron como socios minoritarios en condiciones sumamente generosas... A ver si Toledo nos aclara eso a su regreso). Incluso, el constructor millonario Mohme ni siquiera vivía para nada modestamente como el socialista que predicaba ser. Y así es el juego de la política: los rojos no dejarían que una sala se llame Pedro Beltrán, ni los apristas una Luis MQ. ¿Por qué los fujimoristas y los derechistas tienen que aguantar una Mohme?

Tags Relacionados:

Gustavo Mohme

lo último
Ir a portada