notitle
notitle

Fritz Du Bois,La opinión del directorCon el fin de resaltar lo que está exigiendo la inmensa mayoría de ciudadanos, hemos tomado prestado el característico reclamo que hacía Toledo cada vez que era cuestionado.

En realidad, lo más significativo mirando al largo plazo de la encuesta de Datum que ayer publicamos –las popularidades presidenciales son oscilantes– ha sido la masiva indiferencia hacia el eventual apoyo estatal que podría arribar para materializar las altas expectativas que tienen actualmente los peruanos.

Incluso, solo el 8% cree que no sería por esfuerzo propio sino por acción gubernamental el que su calidad de vida podría estar mejorando. Así que es claro que la población no está esperando asistencialismo, lo que quieren es que el sector público los deje trabajar sin molestarlos.

Más aun, este es un país de emprendedores por lo que la eliminación de obstáculos burocráticos es lo que lleva a generar bienestar de inmediato. Por ello, es evidente que no es más Estado sino lo contrario lo que los ciudadanos están reclamando. El gobierno debería reflexionar acerca de sus prioridades de trabajo.

Por otro lado, con el estilo de los políticos que dicen mentiras o verdades a medias y las repiten obsesivamente a diario –ya que a punta de machacarlas terminan calando– aún deben existir muchos convencidos de que la única posibilidad que tiene la cuarta parte de los peruanos para salir de la pobreza es la ayuda del Estado, cuando solo se sale de ella contando con un empleo adecuado.

Sin embargo, los que están en el poder quieren mantener viva esa ilusión, ya que es fácil atribuirse la autoría de los programas sociales que son lanzados. Mientras que es bien complicado demostrar paternidad sobre los puestos de trabajo que los pequeños empresarios están creando. En todo caso, es el momento adecuado para plantear una agenda a favor del emprendedor, la cual creemos que produciría resultados en el acto.