Ambos deben una aclaración
Ambos deben una aclaración

Esta situación evidencia un conflicto de intereses en la familia Acuña Peralta.

Si las concesiones de María Acuña y de su esposo, Elver Díaz, parientes cercanos del presidente del Gobierno Regional de Lambayeque, Humberto Acuña, estuvieran fuera de su jurisdicción, sería otra cosa. Sin embargo, esto no es así.

En el proceso de descentralización se delegaron muchas funciones, y una de ellas es que todos los pedidos de concesiones mineras pasan primero por la Dirección Regional de Energía y Minas, y si alguien dice lo contrario es mentira.

Por tal motivo, la autoridad regional debe una aclaración específica del tema, sobre todo ahora que se sabe que sus parientes están pidiendo 1,800 hectáreas más para explotar en Lambayeque.

En el caso del congresista Virgilio Acuña, es peligroso que se le relacione con un prontuariado y sentenciado por terrorismo que, además, apoya las protestas contra un proyecto minero.

Acuña debe explicar este tema antes que nada.