Foto: GEC
Foto: GEC

La OMS indica que hay 115 vacunas en desarrollo en fase preclínica y 10 en las tres fases de pruebas clínicas, son vacunas de distinto tipo. Varias muestran resultados prometedores. La prueba preclínica sirve para probar que la vacuna es efectiva desarrollando anticuerpos que protegen del contagio. Las pruebas clínicas de la fase I se enfocan en la seguridad de la vacuna y en determinar si hay efectos secundarios y se aplican a personas de entre 18 y 55 años y las de la fase II incluyen a niños y a mayores de 55. La fase III masifica las pruebas a miles de voluntarios, la mitad de los cuales recibe la vacuna y la otra no, verificando su utilidad en el mundo real.

Las vacunas que están avanzadas son las de la Universidad de Oxford/AztraZeneca y la del Instituto de Productos Biológicos de Beijing/Sinopharm, que están en las fases II y III. Hay otras cinco que están en fases I/II incluyendo las de Moderna, Sinovac, Novavax y Pfizer, y la del Instituto de Biotecnología de Beijing con CanSino. China ya tiene cinco vacunas que se están probando en humanos desarrolladas por colaboraciones público-privadas. Los dos equipos más avanzados podrían tener millones de dosis disponibles para fin de año si la fase III resulta positiva. La intención es distribuir las vacunas globalmente priorizando a trabajadores de la salud, adultos mayores y otros grupos vulnerables susceptibles de ser más afectados por el virus.

El desarrollo de una vacuna segura y eficaz en tan corto tiempo sería un gran logro, solo posible gracias al avance tecnológico y aprendizaje en el desarrollo de otras vacunas. El reto será su producción y distribución masiva, que se logrará si cooperan solidariamente gobiernos y laboratorios, como estaría ocurriendo. Aun así, sería extraordinario que esté disponible masivamente antes de un año.

VIDEO RECOMENDADO

Marco Antonio Montiel: ¿Qué significa ser asintomático?

TE PUEDE INTERESAR