Todos a una. El presidente del Congreso, Víctor Isla, justificó el aumento del sueldo. (Martín Pauca)
Todos a una. El presidente del Congreso, Víctor Isla, justificó el aumento del sueldo. (Martín Pauca)

Se salieron con la suya. A pesar de las críticas ciudadanas y de las del propio presidente Ollanta Humala (los llamó "insensibles"), el Consejo Directivo del Congreso ratificó su decisión de incrementar el bono de gastos de representación de S/.7,500 a S/.15, 600 para cada uno de los 130 parlamentarios.

Luego de casi tres horas de reunión, la citada instancia legislativa ratificó dicho aumento por 17 votos a favor y dos en contra (Mesías Guevara y Manuel Merino). No asistió el segundo vicepresidente del Legislativo, Juan Carlos Eguren. Durante el debate fueron rechazados los pedidos de reconsideración del polémico incremento, que fuera revelado en exclusiva por Perú21.

Con esta controvertida decisión, aprobada y defendida a capa y espada por los representantes de todas las bancadas –a excepción de Acción Popular-Frente Amplio–, cada congresista percibirá mensualmente más de S/.30 mil.

"El propósito del incremento de los gastos de representación apunta a fortalecer la función de representación. Tenemos la intención de que los parlamentarios de las diferentes partes del país puedan llegar a los sitios más alejados a los cuales representan y donde, muchas veces, la presencia del Estado no ha llegado", afirmó el titular del Poder Legislativo, Víctor Isla.

No obstante, en conferencia de prensa, el parlamentario nacionalista admitió que cada congresista será libre de renunciar al controvertido bono de S/.7, 500, aunque dijo que esto "no representa un aumento, sino un incremento de sueldo en la función de representación".

ME PAGAN O ME BOTANDos horas antes, el vocero de Solidaridad Nacional, José Luna, había adelantado su defensa del mencionado bono, amparándose en los emolumentos que perciben los funcionarios de otras entidades.

Al respecto, indicó que el jefe de la Superintendencia de Banca y Seguros recibe S/.43 mil mensuales; el presidente del Banco Central de Reserva, S/.41 mil; la jefa de la Sunat, S/.33 mil; el contralor, S/.39 mil, y los magistrados del Tribunal Constitucional, S/.29 mil. Todo ello aparte de la caja chica, de viáticos y otros gastos,

"Técnicamente, si quiere tener un funcionario de calidad, páguele bien, y si no funciona, bótelo. Si quieren tener un buen Congreso, páguenle bien y, si no, revóquenlo", dijo.

LIMEÑOS Y PROVINCIANOSPor su parte, Luis Iberico (Alianza Por el Gran Cambio) defendió el bono, y sostuvo que comprendía "perfectamente" los duros cuestionamientos de la población. "Quiero que se entienda que una labor parlamentaria exige y demanda muchísimos esfuerzos, incluso de índole económica", indicó. Además, reconoció que "este tipo de medida será siempre impopular".

A su turno, Octavio Salazar aseguró que no seguirá los pasos de su colega de bancada Kenji Fujimori, quien en la víspera anunció su rechazo a dicho aumento. "Tenemos gastos en la representación, y hay que mejorarla. Estos temas se ven desde el punto de vista político", remarcó.

PRIMERO LA SEGURIDADEn tanto, consultado por este diario, Manuel Merino de Lama (AP-Frente Amplio) pidió a sus colegas que trabajen de manera responsable. "Hay otros temas de prioridad nacional, como la seguridad ciudadana y la lucha contra la corrupción, que el bono de representación", subrayó.

Merino, quien votó a favor de que se reconsiderara el acuerdo sobre el incremento, prefirió no confirmar si cobrará o no el citado bono –como lo anunciaron otros legisladores– porque esperará la decisión de su bancada.

"La decisión de aceptar o no el aumento será motivo de una nueva reunión. Nos pondremos de acuerdo y discutiremos para tener una posición corporativa, así como tomamos el acuerdo de la reconsideración", señaló.

Dijo no que no coincide con las razones para hacer uso de esa bonificación porque la imagen del Parlamento "es pésima ante la ciudadanía".