Embarazos en adolescentes, ningún candidato toma este tema como una bandera política, señala la columnista.
Embarazos en adolescentes, ningún candidato toma este tema como una bandera política, señala la columnista.

Un candidato distrital –cuyo nombre ni partido mencionaré– expuso abiertamente sus prejuicios en una entrevista, demostrando que hay quienes creen que es necesario “educar” a los ciudadanos que visitan unos distritos específicos. Quizá la necesidad de llamar la atención para ganarse un puñado de votos le haya sido motivador para hablar tantas sandeces, pero lo que es cierto es que exhibe la idea de superioridad que aún persiste en la capital. ¡Una vergüenza!

Los slogans de otros candidatos no dejan de sorprender. Hay, incluso, uno que promete que su distrito NO cambie… así que ya saben, si quieren dejar las cosas tan malas como están, ¡voten por él! Por supuesto, están quienes prometen aquello que no les corresponde y quienes inventan fantasías para encandilar a incautos. Ante la tan baja posibilidad de ejecutar cambios concretos, muchos de los candidatos y candidatas se aferran a sus propias mentiras.

Dejando atrás las tristezas electorales, hoy es el Día Mundial de la Salud Sexual y esta fecha es relevante para poner los reflectores en la educación sexual de adolescentes. Así, esta población podrá iniciar su sexualidad de forma responsable y segura, pero, sobre todo, sana, si es que alcanzan a recibir la información y conocimientos necesarios para disfrutar su vida sexual. Es importante alertar que, de acuerdo al Sistema de Certificado de Nacido Vivo (en línea), en lo que va de 2022, son más de 12 mil embarazos adolescentes los registrados. Esta cifra es mayor que en el mismo periodo en los años 2019, 2020 y 2021.

En cuanto a la oferta de educación sexual integral, el Ministerio de Salud indica que los centros de salud deberían ofrecer un servicio diferenciado y amigable a adolescentes desde los 12 hasta los 18. De forma complementaria, Inppares ofrece el Servicio de Salud Amigable a Adolescentes y Jóvenes que permite que nuestra juventud pueda conocer de su salud sexual y reproductiva, puedan prevenirse embarazos no deseados, evitarse el contagio de enfermedades e incluso disminuir el abuso sexual.

Por supuesto, ningún candidato toma este tema como una bandera política. Algunos quizá por temor a perder sus bastiones de votos conservadores, otros porque no consideran que la salud de sus jóvenes y adolescentes sea tan relevante y algunos seguro porque ni siquiera han pensado en este tema. Pero, ¿acaso una autoridad no debería ocuparse del bienestar de su población? Por supuesto que sí. A ver si alguno se atreve y no les gana la cucufatería.