Human Rights Watch dice que rebeldes también siembran el terror. (AP)
Human Rights Watch dice que rebeldes también siembran el terror. (AP)

Las fuerzas del régimen sirio bombardearon hoy distintos puntos convulsos del país en acciones que dejaron 34 muertos, según activistas. En tanto, Rusia anunció que seguirá vetando toda resolución internacional que imponga algún ultimátum al mandato de .

"Veinticinco personas murieron en ataques de las fuerzas de seguridad en las provincias de y , en una maniobra destinada a sacar a los rebeldes todavía escondidos en ambas áreas", informó a la agencia dpa el activista Omar Homsi desde Homs. Además, nueve personas murieron en , cerca de la frontera con Turquía.

En áreas cercanas a Damasco, se adoptaron fuertes medidas de seguridad un día después de los combates registrados en el barrio de Al Mezzeh, donde perdieron la vida oficiales militares sirios de alto rango.

Un grupo de defensa de los derechos humanos acusó a grupos opositores armados de cometer abusos como secuestros, detenciones o tortura contra las fuerzas de seguridad de Assad, sus seguidores o miembros de milicias progubernamentales, denunció en una carta .

"Las brutales acciones del Gobierno sirio no pueden justificar los abusos cometidos por los grupos opositores", dijo la directora para Cercano Oriente de HRW, Sarah Leah Whitson.

La intensificación de la violencia tuvo lugar mientras Moscú anunciaba que "no aprobará ningúna declaración o resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que contenga ultimátums". Así lo dijo el ministro del Exterior ruso, , según la agencia de noticias .